EFE NewsLos Ángeles

Cuando Cami, la joven chilena que ha conquistado la música latina, publicó su disco "Monstruo" el mundo se detuvo, pues apenas días después el coronavirus obligó a las personas a refugiarse en sus casas y a cancelar conciertos, una experiencia de la que espera aprender lecciones.

"Me daría mucha pena que no aprendiéramos nada después de esto. Estamos hechos para ser una comunidad, cuidarnos", comenta Cami desde su casa en una entrevista con Efe, por videollamada como exige la crisis sanitaria que ha paralizado su gira promocional con fechas tan señaladas como Lollapalooza Chile.

En su vivienda, la joven de 23 años recuerda que el fin de semana tendría que haber presentado por primera vez en directo su nuevo disco, con un concierto en su país natal, y que en lugar de eso tanto su público, como ella, se quedaron en casa.

"A veces damos por sentado que vamos a estar encima de un escenario, grabar un vídeo... y ahora no se puede hacer nada. Si mi cuarentena se tuviera que resumir en una palabra sería agradecimiento, justo salió el disco antes de que pasara", asegura.

Durante el confinamiento, la cantante ha aprovechado para escribir música, escuchar y hacer deporte, pero tampoco sabe si hay que ser demasiado productivo.

"Es raro todo igual, no tengo claro si lo estoy llevando bien o mal", admite.

Aunque no pueda tocar su música junto a sus seguidores, Cami está satisfecha de que su "Monstruo" pueda ser una compañía en estos momentos, y de al menos poder compartir conciertos en redes sociales.

El público ha recibido con entusiasmo este disco, que incluye temas ya conocidos como "Aquí Estoy" o "La Despedida", con aires tangueros, y nuevos como la bailable "Funeral", un "hit" con raíces de cumbia que supera los seis millones de reproducciones en YouTube.

"Es raro, porque es un disco que no es lo 'radio friendly' que hoy en día suele ser lo aclamado. Los artistas están apostando por el 'beat', por la frase pegajosa, que está súper bien porque todos lo escuchamos pero...", razona sobre el panorama musical actual.

"... Pero no es que quiera hacer lo otro, es que no sé hacer otra cosa", asegura.

Si por algo se define el proyecto de Cami es por construir nuevas canciones y seguir las tendencias actuales pero sin renunciar al folclore con letras cuidadas, que en el caso de "Monstruo" recorren las emociones que marcan el final de una relación, desde "Vuelvo" a "Espero que Seas feliz-.

De hecho, en la portada del álbum la artista aparece por versión doble, entre cielo e infierno, emulando el icono de la piedad.

"Siento que estamos pasando por una crisis lírica en la música y la gente ya se está dando cuenta de que hace falta música que nos haga sentir, vibrar a nivel de letra, de composición y a mí me están dando una posibilidad", argumenta.

Entre otros reconocimientos, Cami fue nominada a mejor nuevo artista y mejor disco de pop tradicional -por "Rosa"- en los últimos Latin Grammy, donde participó en un homenaje a Juanes junto a artistas de la talla de Rosalía, Alejandro Sanz y Juan Luis Guerra.

Ahora, toda esa actividad frenética se ha frenado.

"Venía con una agenda súper intensa y es la primera vez que tengo una semana sin hacer nada -recuerda-. Después de un lanzamiento tan importante puedo analizar y tener una reflexión".

Y de esa reflexión, al otro lado de la pantalla, Cami lanza un mensaje de aprendizaje por esta cuarentena,

"Somos insignificantemente importantes para la naturaleza, si no nos comportamos, cuidamos y protegemos lo que la Tierra nos da, las cosas van a empeorar", analiza.

"Como los bambúes -pone de ejemplo-, uno nunca ve un bambú solo siempre ve la familia de bambúes, estamos hecho para estar con más gente".

Sus próximos conciertos programados -siempre que se pueda- serán en España, Chile, Argentina, Uruguay y México.

Accede a contenido premium exclusivo, con fotos y vídeos, en el nuevo producto Entretenimiento América de Efe Servicios (https://bit.ly/EFEentretenimiento). En Twitter puedes seguirnos con el hashtag #EFEentretenimiento.