EFEUSAMiami

Diego el Cigala, que este viernes presenta en Miami un concierto que tiene como ejes el disco "Indestructible" y el décimo quinto aniversario de "Lágrimas negras" (2004), aseguró a Efe que la salsa le sienta como un "traje a medida" y que extraña al pianista cubano Bebo Valdés.

El Cigala habló en una entrevista con Efe del origen del disco "Indestructible" y del documental "Indestructible: el alma de la salsa", que se estrenó esta semana, para el que logró reunir a los fundadores de la Fania All Star en un viaje por Latinoamérica y Estados Unidos.

"Llevaban 25 años sin verse las caras", explica con orgullo sobre la orquesta con formato de jazzband que en los primeros años de la década de los 70 etiquetó una nueva forma de escuchar música y bailarla, a partir del sentimiento de los barrios.

Se trata ahora de un recorrido por la historia de un género musical que, según sus palabras, está en el "mismo circuito" que el flamenco.

"Indestructible", un disco que la gente "está escuchando por donde quiera que vas", contiene once temas antológicos dentro del repertorio de la música bailable.

"Juanito alimaña", de Willie Colón y Héctor Lavoe, vuelve en la voz de Diego el Cigala sin que se pierda el "aire" del flamenco pero respaldado esta vez por la misma cuerda de metales que daban en los 70 el sonido agrio del barrio.

Así sucede con "El ratón", el legendario tema que con la Fania popularizaron Cheo Feliciano y Jorge Santana. El Cigala lo retoma, dice, como hecho a su medida.

"Como el que va a un sastre a hacerse 11 trajes a medida, pues eso mismo, 11 temas para 'el Cigala'", asegura Diego Ramón Jiménez Salazar, aunque ya nadie lo conoce por ese nombre.

El disco, que dio lugar al documental producido por The Orchard y Sony Music Latin, es el "homenaje" que ha querido hacer a su "compañera (su esposa Amparo, fallecida en 2015) y a estos genios" de la Fania, apunta el cantante.

"Es un disco 'labrao', 'luchao'", matiza.

En el concierto de este viernes en la sala Fillmore de Miami Beach, el segundo en Estados Unidos de la gira "15 años de Lágrimas Negras", el Cigala cantará parte del repertorio de "Indestructible", con una gran banda, y luego habrá un pianista y dos voces: Jaime Calabuch "Jumitus" y él.

"Congas, pailas, dos metales, contrabajo, piano, siete mortíferos", dice y aclara riendo que son "los siete magníficos".

"Tiene que volver lo auténtico, de alguna manera tiene que volver. Hay que meterse a cantar y grabar, yo vivo para eso en cuerpo y alma", afirma el vocalista.

Sobre el pianista cubano Bebo Valdés (1918-2013), con quien grabó en 2004 uno de los más escuchados álbumes de boleros de los últimos tiempos, "Lágrimas negras", solo tiene palabras de elogio.

"Le echo mucho en falta, siempre me acuerdo de él. Era una persona muy espiritual y me enseñó muchas cosas. Todos los días miro para arriba y veo a Bebo diciéndome: '¿qué pasa?'", sostiene.

Cuba, país al que no regresó nunca Bebo por voluntad propia, marca el inicio de "Indestructible".

En la isla, el Cigala se reunió con Los muñequitos de Matanzas, toda una institución de la rumba afrocubana, que le abrió las puertas de varias casas y le hizo palpable la simbiosis del flamenco con los ritmos del Caribe.

"Son como el pueblo gitano, son gitanos, las casas, su manera de ser. Los quiero y los amo, no he visto personas más buenas y con tanto corazón", dice de los miembros del grupo de percusión.

En el viaje entre Matanzas, San Juan (Puerto Rico), Nueva York y Cali (Colombia) aparecen grandes de la salsa como Oscar de León, Roberto Roena, Ismael Miranda y el compositor de la Fania Larry Harlow. El Cigala siente que "tener esa conexión y 'filin' con ellos" es de las grandes cosas que han sucedido en su vida.

Lamenta, eso sí, la ausencia de otro fundador de la salsa, el flautista y director de orquesta dominicano Johnny Pacheco, que "estaba malo" (enfermo), dice el Cigala.

De su viaje a través de la música afrocaribeña, el cantante destaca que Cali es actualmente la ciudad que más se parece al Nueva York de los 70, y dice que el difunto Héctor Lavoe es para la salsa lo que Camarón de la Isla al flamenco.