EFELos Ángeles (EE.UU.)

El caso del dúo mexicano Jesse & Joy es un 'rara avis' dentro de la gigantesca industria de la música urbana porque son el ejemplo de cómo se puede llegar a un público masivo y llenar estadios con sonidos alejados de los ritmos comerciales.

El grupo estrenó recientemente su álbum "Clichés", en el que desgranan el concepto que da nombre al disco sin demonizar esas ideas preconcebidas tan comunes en la música, y en la vida.

"La palabra 'cliché' puede tener interpretaciones malas, buenas o simplemente tener su propia esencia", afirmó la vocalista del grupo, Joy Huerta, en una entrevista con Efe.

Bajo esa premisa, este último trabajo discográfico transgrede géneros, se nutre de lo mejor de ellos y desmonta cualquier cliché posible acerca de una supuesta superficialidad de la música urbana.

"Para este álbum tuvimos influencias de folk, rock, grunge o punk", detalla Jesse Huerta, guitarrista y encargado de la producción de "Clichés" junto a Federico Vindver, quien previamente ha colaborado con artistas como Coldplay o Kanye West.

Estos hermanos oriundos de Ciudad de México se declaran "enamorados" del proceso de creación de discos que "conecten" y que estén pensados como "una camada de canciones" con un hilo conductor.

Una estrategia que no coincide con la mayoría de artistas urbanos actuales, quienes deciden apostar por el lanzamiento de sencillos periódicamente para mantener activo a su público y generar un mayor rendimiento económico.

Tampoco es habitual en el panorama que, como ocurre en su álbum, no haya ninguna colaboración en un trabajo de quince canciones.

"Aquí sí quisimos romper el cliché de la mayoría de discos de ahora, que tienen tantos 'featurings' (colaboraciones) que parece que estemos en el festival de Coachella", bromeó Jesse.

Esto podría verse como una decisión arriesgada de cara a la competencia, pues no existe la posibilidad de atraer al público específico del cantante con el que colaboras.

"Tu competencia deber ser tú mismo, nada más", aseguró el guitarrista de la banda, resaltando que no prestan atención a la pugna por acumular visitas y reproducciones con cada nuevo trabajo.

Y es que, tras 16 años de trayectoria musical, siguen enfocados en profundizar su fusión entre pop latino, baladas y rock que los hizo mundialmente conocidos.

Aunque eso les lleve a transitar por sus propios clichés y debatirse entre innovar o preservar sus raíces.

Dentro de la música urbana latinoamericana que llega al gran público, según Jesse & Joy, se están viviendo momentos "muy positivos" por la gran variedad que existe en la oferta.

"A pesar de que es más difícil sobresalir, ahora cualquiera puede componer o hacer música desde su casa y tener éxito", explicó Jesse.

BAD BUNNY Y LA VIDA MÁS ALLÁ DEL 'DEMBOW'

Analizando el futuro del panorama, el grupo augura tiempos de cambio porque "la gente tiene hambre de música en la que le cuenten historias".

"Hay vida más allá de ritmos como el 'dembow', y el ejemplo es Bad Bunny", deslizó Jesse refiriéndose al artista puertorriqueño, que volvió a hacer gala de una notable combinación de estilos en su último disco, "Un Verano Sin Ti".

Desde que fundaron la banda en 2005, los hermanos Huerta superaron sin despeinarse distintas etapas en la industria musical, como los problemas de piratería o la llegada de las plataformas digitales.

Ahora, tras una pandemia de por medio, se enfocan en preservar su sello distintivo y continuar alegrando a su público.

Acaban de culminar una gira de más de 20 fechas por Estados Unidos y Puerto Rico, y se encuentran inmersos en un tour por México que confirma que, más allá de los vaivenes de la escena urbana, a Jesse & Joy les quedan música, y energía, para muchos años.