EFEUSALos Ángeles

Pese a haber trabajado con grandes estrellas y haberse convertido él mismo en una personalidad televisiva, el estilista español Jomari Goyso, que presenta su libro de memorias "Desnudo", dijo a Efe que "la fama es la cosa más estúpida del mundo".

"Nunca la entenderé. Pienso que es una contaminación muy fea con la que se ha creado un concepto de que la fama es una profesión, que la gente se hace famosa y ya la vida es brillante. Han creado un concepto muy feo de la fama porque es mentira. La fama es una cosa muy horrorosa que destruye a quien toca", aseguró Jomari.

"Mi pelea es que eso no me afecte: ser la persona que conocieron cuando yo no era famoso", añadió el estilista.

"Desnudo" es el título de las memorias de Jomari Goyso, publicadas por Harper Collins y en las que cuenta cómo un niño tímido e incomprendido de un pueblo español acabaría triunfando en Madrid y en Los Ángeles, llegaría a codearse con estrellas como las Kardashian o Salma Hayek, y terminaría siendo un conocido presentador televisivo.

"Siempre he sido rebelde (...). Mi personalidad siempre ha sido muy frontal, de decirlo todo a la cara", explicó Jomari, que hoy presenta "Desnudo" en la librería Barnes & Noble de The Grove en Los Ángeles.

Aunque sus fans puedan pensar que es una persona muy segura de sí misma, "Desnudo" revela que Jomari tuvo una infancia compleja, en la que sufrió "bullying" (acoso) y pensó en suicidarse.

"Todo lo que me ha pasado sé que ha sido por algo: siempre se ha roto algo, pero siempre ha crecido algo más grande", indicó Jomari, que se identifica como muy creyente.

"No sé si era depresión, pero lo que no quería era que la gente me insultara: me quería esconder", agregó.

Y, aunque en el libro despliega gran amor por su familia, el estilista también detalló los conflictos que tuvo con los suyos.

"Las familias españolas, en general, son familias muy unidas. La mía está extremadamente unida, pero eso no quiere decir que yo vaya a hacer lo que mi padre quiere que haga (...). Ellos me habían planeado una vida pero yo no quería tener esa vida. Entonces, ¿los amo? Sí. ¿Me aman? Siempre, exagerado. Pero hay un momento en el que yo tengo que irme y comenzar mi camino", argumentó.

Ese sendero propio lo halló en Madrid, la ciudad que le abrió las puertas del estilismo.

"Al llegar a Madrid lo que quería era que nadie me reconociera. Ser libre. Hacer lo que me diera la gana", contó Jomari, quien a partir de su talento como estilista entabló amistad con Alaska o Paz Vega.

"Alaska me ayudó mucho a entender que tenía que encontrarme a mí mismo", afirmó.

De ahí dio el salto a Los Ángeles, donde, tras duras rachas en las que incluso tuvo que dormir en la calle, se convirtió en un conocido estilista en Hollywood.

Prueba de ello es la larga lista de estrellas que desfilan por el libro, como las Kardashian, Salma Hayek, Penélope Cruz, Demi Moore, o Kate del Castillo.

"Siempre vi a las celebridades de otra manera porque vivía con ellas, no literalmente en su casa, pero veía su realidad. No había redes sociales y entonces existía la fantasía de que las celebridades eran lo mejor del mundo, intocables, las más bellas. Pero yo veía la otra realidad, había estado atrás, las había visto llorar", relató.

Finalmente, Jomari opinó sobre la clave de su éxito como estilista: "Creo que todo el mundo que se ha puesto en mis manos, no sé si han amado el 'look', pero se han enganchado y se han hecho adictos a la forma que tengo de transformarlos, de llevarlos a ese 'look'. Se hacen adictos porque les hago la terapia: mi forma de ayudarles a quererse, a mejorar cosas y que amen lo que son".