EFE NewsMiami

El cantautor de música mexicana Joss Favela revela en entrevista con Efe la intensa transformación personal que vivió produciendo su disco "Llegando al rancho", que salió este viernes al mercado y con el que le dice adiós a sus primeros 15 años como artista.

"Es una entrega honesta con la que quiero que disfruten de mi historia y de quién era, para que se preparen para mi nueva forma de ver la vida y lo que me rodea", indicó el artista, quien cumplió 30 años en diciembre pasado y se siente "diferente".

Esa despedida del Joss Favela más "inmaduro" consiste en 13 temas, la mayoría de amor y desamor, de las que él mismo confiesa, como autor, que ya no le representan: "Ya no soy el mismo que escribió esas canciones".

Basta escuchar y prestar atención a las letras de su primer álbum en dos años para darse cuenta de que a José Alberto Inzunza Favela (su nombre real) la cercanía de los 30 lo tuvo pensando en sus amores y en su familia, en las cosas que realmente le importan.

La letra más divertida es la de "Chavo Ruco", como le dicen en México a los mayores que se quieren hacer pasar por jóvenes y la más sentida es la de "Si volviera a nacer".

Lo más sorprendente es que casi todas, con la notable excepción de "El alumno", su única colaboración, con el artista colombiano Jessi Uribe, son de música banda, un género que hasta ahora no había explorado mucho.

"Mucha gente no se da cuenta que en cada una de mis canciones he dejado un poco de mí. Se las canto a amores que pasaron, a heridas ya sanadas. Me encanta que el público las haga suyas y que las bailen y las griten, pero cuando se dan cuenta que les estoy revelando mis sentimientos y los ven, eso es lo máximo", reconoció.

El cantautor, que también ha sido la pluma detrás de éxitos como "Lo mejor de mí", de Natti Natasha", y "A qué sabe el olvido", de Alejandro Fernández, entre muchas otras, dice que su prioridad es que sus fans presten atención a sus letras y la melodía.

LETRAS PRIMERO

Aunque Favela se declaró "partidario de los experimentos" en la música, porque en caso contrario siempre se estarían cantando las mismas canciones, reconoció que su mayor interés por letras y melodía le convierten en un compositor más "conservador, más clásico".

Por eso, el tema que escogió para lanzar el disco es justamente el que le dio el nombre, "Llegando al rancho", una canción que le dedica a sus padres, pero con la que parece estarse preparando para la locura que era su vida previa a la llegada de la pandemia del coronavirus.

"Qué largo se hace el camino cuando voy para mi rancho. Y más si pienso en mis padres que se quedan esperando. Me gusta llegar al rancho y que mi amá me haga tortillas. Mi apá y yo desayunamos y es el que me pone al día", dice la letra del tema.

"Quise meter y destacar ese tema porque es el que representa lo que estoy viviendo ahora. He pasado más tiempo que nunca desde que comenzó mi carrera acá y lo he disfrutado muchísimo", indicó el artista quien vive con su familia en un rancho en la localidad sinaloense de Guamuchil, en el noroeste de México.

ENTRE JOSS Y JOSÉ ALBERTO

El rancho es una finca ganadera, aunque también tienen campos de cultivo, en los que el artista trabaja activamente cuando está en la casa paterna.

Favela asegura que su amor por el campo no se contradice con su pasión por los escenarios y lo "muchísimo" que extraña el contacto con el público. "Todo eso hace quien soy", aseguró.

Eso sí, "la sensación más bonita de la vida", dice, es llegar a Guamuchil, donde todos lo admiran y lo consideran un prodigio de la música, pero al mismo le llaman por su nombre y no el que adoptó profesionalmente.