EFEMiami

El problema de los feminicidios y el tráfico de personas son los temas que se esconden detrás de la pátina de sexo y sofisticación que presenta "Perfecto anfitrión", una película de suspenso protagonizada por Pedro Capó, Alejandra Espinoza, Sandra Echeverría y Luis Roberto Guzmán.

En entrevista con Efe, los protagonistas se declararon "orgullosos" por haber conseguido representar un aspecto de "este problema tan serio" de una forma que mantiene al público "enganchado e intrigado hasta el último momento".

Echeverría, quien tras protagonizar la nueva versión de "La usurpadora" en 2019 se había enfocado únicamente en su carrera musical, destacó el "mensaje" del guión y la forma en que se presentó este problema.

En este sentido, Espinoza agregó que la producción busca "ser una lección contada de una forma muy atractiva sobre el tráfico de personas, que es un gran negocio a nivel internacional", pero además subraya que le puede pasar a cualquiera, "no solo a las mujeres pobres o las que viven en las fronteras, o en otras partes peligrosas".

"Perfecto Anfitrión" cuenta la historia de tres amigas que alquilan una casa para una reunión de amigas en medio de dramas emocionales.

Desde el principio, la audiencia nota que hay algo que no está bien, pero hasta el final no se aclara quiénes son los malos, quiénes son los buenos y cuál es de verdad el nudo de la acción.

"Es como un juego de espejos en el que cuesta saber quiénes son los malos y quiénes son los buenos", comentó el puertorriqueño Guzmán, quien es uno de los que genera la tensión durante las dos terceras partes del film, que se realizó en Puerto Rico y que cuenta con estrellas locales como Laura Alemán y Modesto Lacén, además de marcar el retorno a la actuación de Capó.

Guzmán, quien también es parte de la exitosa serie de Netflix "Quién mató a Sara", se declaró "orgulloso" de ser parte de un proyecto que "puede llegar a salvar vidas".

Pero, además, subrayó que Puerto Rico es un "gran escenario para contar historias así", pues la sociedad es muy sensible con todo lo que tiene que ver con la protección de la mujer.

La cinta, dirigida por Ariel Annexy Labault, y escrita por Joaquín Casasola, se filmó en partes de la ciudad de Guaynabo y en el pueblo balneario de Piñones. Después de pasar unas semanas en los cines de isla, llega a la plataforma de PantaYa este 10 de diciembre.