EFELos Ángeles

Grupos que abogan por una reforma migratoria integral con un camino a la ciudadanía para millones de indocumentados avisaron que esta semana es crucial y arreciaron en su pedido a los demócratas para que ignoren la decisión de la árbitro del Senado e incluyan la iniciativa en el plan de gasto social.

Las dos cámaras del Congreso están cerca de finalizar un acuerdo sobre el plan social que impulsa el Gobierno del presidente Joe Biden, y en el que inicialmente se incluyeron fondos para una reforma migratoria.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo este domingo que los demócratas están cerca de finalizar un acuerdo sobre el plan, una versión que según Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), es casi seguro contiene fondos para favorecer a millones de indocumentados con una residencia permanente.

EL SENADO, EL GRAN OBSTÁCULO

Sin embargo, en el Senado el panorama no es tan esperanzador. “Nuestra mayor obstáculo es la Cámara Alta. Las esperanzas de tener una residencia permanente para millones puede terminar esta semana si los demócratas en esa cámara no hacen algo realmente para apoyarnos”, advirtió a Efe Salas.

En dos ocasiones los demócratas intentaron que la parlamentaria Elizabeth MacDonough, funcionaria que funge como una especie de árbitro con la responsabilidad de interpretar el reglamento en el Senado, aprobara la inclusión de una reforma migratoria en el plan social, pero fallaron.

El visto bueno de MacDonough es de gran importancia ya que el plan de gasto social se aprobaría en solitario a través de un mecanismo llamado “reconciliación”, con el que los demócratas no necesitarían apoyo republicano.

LOS LLAMADOS A KAMALA HARRIS

Desde hace semanas las voces para que los demócratas ignoren la decisión de MacDonough han aumentado. La vicepresidenta Kamala Harris es el objetivo principal a convencer ya que, como presidenta del Senado, puede tomar la complicada decisión de pasar por alto los pronunciamientos de la parlamentaria.

Los llamados han llegado incluso frente a la casa de Harris en Washington, donde activistas liderados por la organización de inmigrantes asiáticos NAKASEC se plantaron para realizar una vigilia de 24 horas recordando a la demócrata que el tiempo apremia.

Mientras, en Los Ángeles se desarrolla una vigilia de 11 días en honor a los 11 millones de indocumentados, en la que se ha recordado a la vicepresidenta y al Partido Demócrata de los esfuerzos que hizo la comunidad migrante en la campaña electoral pasada y la promesa de una reforma migratoria.

“Ya es hora que nos den la residencia permanente. Después de tantos años de trabajo es justo porque lo ganamos con nuestro esfuerzo”, dijo a Efe Juana Castillo, inmigrante salvadoreña favorecida con el Estatus de Protección Temporal (TPS).

Castillo, que llegó a EE.UU. en febrero de 1989, es una entre las cientos de miles de favorecidos por el TPS que han estado esperando años por un paso a la residencia permanente.

En igual circunstancia se encuentra la hondureña Reina García, que arribó al país en 1990 y desde 1999 cuenta con el TPS. “Ya no podemos esperar una promesa más”, declaró la mujer, que asistió a la vigilia para animar a otros inmigrantes a respaldar el llamado.

MILES DE CIUDADANOS ESTADOUNIDENSES AFECTADOS

Ciudadanos estadounidenses como Mirtha García también se unieron al pedido a los demócratas. La hispana contó a Efe que su esposo es indocumentado y no ha podido arreglar su estatus por los castigos que impone la ley de inmigración.

“Somos miles y miles de familias mixtas que estamos afectadas por falta de una reforma migratoria. Soy ciudadana que vota y creo que merezco que mi voz sea escuchada. Es hora de que no se escuche a la parlamentaria y se dé una residencia permanente a millones”, insistió García.

En las últimas décadas, en múltiples instancias el vicepresidente en turno, como presidente oficial del Senado, simplemente ha ignorado el consejo del árbitro senatorial. En 2001, los republicanos del Senado despidieron a un parlamentario cuyo consejo no les gustó.

“Nosotros sabemos que los republicanos ya han ignorado a la parlamentaria. Entonces por qué los demócratas no lo pueden hacer, por qué Joe Biden no da la orden”, se cuestiona García.

Los llamados continuarán toda la semana, y también estarán dirigidos hacia el líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, y demócratas influyentes como el senador Dick Durbin.