EFE NewsLos Ángeles

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, (CBP) del sector de San Diego, California, advirtió sobre el aumento de armas incautadas a traficantes de inmigrantes calificándolo como una tendencia “alarmante”.

El ultimó decomiso de un arma y municiones en poder de un traficante de humanos ocurrió este miércoles cuando agentes de CBP detuvieron una camioneta Toyota blanca sospechosa que viajaba en el sector de El Campo, cerca a la frontera que divide a California con México, dijo la agencia en un comunicado.

Los agentes encontraron a un grupo de indocumentados que viajaba en la parte trasera de la camioneta entre el piso y los asientos.

En total siete inmigrantes de México que habían ingresado al país de forma indocumentados fueron detenidos.

Un ciudadano estadounidense de 19 años, quien afirmó ser el dueño del vehículo, también fue detenido por las autoridades.

Al revisar el vehículo los agentes encontraron varias rondas de munición suelta, que el ciudadano estadounidense dijo que eran suyas.

Una búsqueda más exhaustiva condujo al descubrimiento de una pistola cargada, que estaba escondida debajo del tablero cerca del asiento del pasajero delantero, detalló CBP en un comunicado.

"Los migrantes indocumentados, nuestros agentes y el público en general están sujetos a los traicioneros esfuerzos de los traficantes de personas", dijo el agente jefe de CBP del sector de San Diego, Aaron Heitke, al referirse al arma hallada.

Desde el 1 de octubre de 2020 se han incautado 44 armas de fuego por parte de las autoridades fronterizas, resaltó CBP.

El vehículo y todos los ocupantes fueron transportados a una estación de CBP para su procesamiento. Seis de los siete inmigrantes indocumentados fueron expulsados de inmediato a México.

Un hombre mexicano será procesado por reingreso ilegal después de la deportación, explicó CBP.

El arma de fuego y el ciudadano estadounidense fueron entregados a la Oficina del Sheriff del Condado de San Diego para su procesamiento.