EFE NewsWashington

Amnistía Internacional (AI) pidió este miércoles detener la confirmación de Chad Wolf como nuevo secretario de Seguridad Nacional (DHS), hasta que se investiguen las denuncias de que participó en "violaciones de los derechos humanos" de los inmigrantes y refugiados.

AI pidió en un comunicado que antes de esa posible confirmación, los senadores investiguen "completa y exhaustivamente" las denuncias sobre la participación de Wolf "en violaciones de derechos humanos, incluida la política de separaciones familiares".

Wolf, quien desde noviembre pasado ocupa el puesto de manera interina, comparece hoy ante el Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado, dentro del proceso para su confirmación en el cargo.

La directora de AI para las Américas, Charanya Krishnaswami, aseguró en un comunicado que Wolf ha participado en "graves violaciones" de derechos humanos del DHS, desde proponer la separación de familias inmigrantes hasta detener imprudentemente a decenas de miles de personas durante una pandemia y usar fuerzas del DHS para someter manifestaciones a favor de los derechos civiles.

"Wolf tiene un historial pésimo en materia de derechos humanos. Hasta que ese expediente sea investigado completa y minuciosamente, la nominación de Wolf no debería proceder", dijo Krishnaswami.

Amnistía Internacional dijo haber documentado "cómo las separaciones masivas de familias en busca de seguridad constituyeron malos tratos y, en algunos casos, tortura, que causaron daños irreversibles a miles de padres e hijos".

La organización humanitaria dijo que los correos electrónicos internos del DHS muestran que Wolf estuvo "directamente involucrado en el proceso de toma de decisiones que llevó al Gobierno a implementar la separación familiar para disuadir" a los inmigrantes indocumentados de que siguieran llegando a EE.UU.

Según AI, Wolf también ha "ampliado y defendido" la política de "Permanecer en México", que ha obligado a permanecer a decenas de miles de personas en "condiciones peligrosas y precarias en México" mientras buscan asilo en Estados Unidos.

Además, agrega, ayudó al Gobierno del presidente Donald Trump a "convertir la pandemia en un arma para expulsar a decenas de miles de solicitantes de asilo", violando las leyes de asilo y contra la trata.

AI destacó que Wolf "ha presidido uno de los años más mortíferos en detención de inmigrantes, manteniendo a decenas de miles de personas encarceladas arbitraria e indefinidamente durante una pandemia mundial, donde al menos ocho han muerto de COVID-19".

"En lugar de liberar a las familias de los centros de detención, su Departamento ha tratado de introducir la separación familiar pidiendo a los padres que consideren la opción de permanecer detenidos juntos indefinidamente en condiciones peligrosas o separados de sus hijos", añadió.

La organización también dice haber documentado cómo los agentes federales que trabajan para el DHS "contribuyeron a los abusos de derechos humanos cometidos contra manifestantes de Black Lives Matter este verano" en las protestas raciales registradas en EE.UU.

"Amnistía Internacional -diijo- no se pronuncia sobre el nombramiento de personas para cargos gubernamentales, a menos que se sospeche razonablemente de crímenes de derecho internacional", pero en el caso de Wolf lo ha hecho "dada la gravedad y la variedad de abusos de derechos" cometidos durante su gestión del DHS.

De ser confirmado en el puesto, Wolf, quien fue nombrado el 1 de noviembre de 2019, se convertiría en el quinto secretario del DHS durante el Gobierno de Trump, quien asumió en enero de 2017.

Wolf, que tiene 20 años de experiencia en seguridad tanto en el sector privado como en el público, es considerado por esas organizaciones como una de las figuras claves en la política antiinmigrante de Trump dentro del DHS, una agencia con 240.000 empleados y un presupuesto de 50.000 millones de dólares.