EFEWashington

La cifra de extranjeros encausados en tribunales federales de Estados Unidos se duplicó con creces entre 1998 y 2018, aunque el 86 % de ellos fue procesado por infringir las leyes inmigración, según un informe divulgado hoy por el Departamento de Justicia (DOJ).

En 2018, un total de 41.176 extranjeros fueron procesados en tribunales federales por todo tipo de delitos, un aumento del 120 % comparado con los 18.685 inmigrantes encausados en 1998, señaló el informe.

En el mismo período la cifra de ciudadanos estadounidenses encausados en los tribunales federales aumentó un 7 %.

"Los delitos de inmigración representaron gran parte del crecimiento en los casos criminales federales contra extranjeros, pasando de 9.875 casos de inmigración en 1998 a 32.888 en 2018", añadió el DOJ.

De las 84.838 personas que enfrentaron cargos por todo tipo de delitos en los tribunales federales en 2018, el 49 % fueron extranjeros, y aproximadamente el 86 % de estos fueron encausados por violación de las leyes de inmigración.

Entre los extranjeros que ingresaron a prisiones federales ese año, el 64,8 % fue condenado por transgresiones de inmigración, y de ellos el 61 % por haber reingresado ilegalmente al país.

El 24 % de los extranjeros sentenciados a prisión en 2018 fue condenado por delitos vinculados con las drogas, y sólo 128 personas, esto es el 0,6 % de ellos, recibieron condenas por crímenes violentos.

En ese mismo año, señaló el Departamento de Justicia, los inmigrantes representaron el 24 % de las personas encausadas ante tribunales federales por delitos relacionados con drogas.

"En 2018 los extranjeros sentenciados por tráfico de drogas recibieron condenas principalmente por el tráfico de metanfetaminas (27 %) y de cocaína en polvo ( 26 %)", detalló el informe.

Al término de ese año la Oficina Federal de Prisiones tenía bajo su custodia a 30.848 extranjeros, esto es el 19 % de las 161.995 personas que cumplían sentencias en prisiones federales.

El informe indicó que los hispanos fueron la mayoría entre los extranjeros procesados ante tribunales federales en 2018, sumando el 98 % de los indocumentados y el 74 % de los inmigrantes documentados.