EFEMiami

Una ley promovida por los republicanos que castiga a las empresas de transporte de Florida contratadas para trasladar inmigrantes indocumentados como parte de la política migratoria del Gobierno del presidente de EE.UU., Joe Biden, avanza en el Senado estatal.

La iniciativa, una prioridad del gobernador Ron DeSantis, fue aprobada este lunes por el Comité Judicial del Senado estatal con 6 seis votos a favor y 3 en contra.

La medida impediría que los transportistas hagan negocios con el estado de Florida si participan en los programas del Gobierno del presidente Biden de reubicación de inmigrantes indocumentados.

Una entidad gubernamental no puede ejecutar contratos con un transportista si este presta "cualquier servicio en apoyo del transporte de un extranjero no autorizado en el estado de Florida", detalla la ley.

La medida además busca que las autoridades locales colabores con las autoridades migratorias.

De esta forma pretende ampliar una ley aprobada en 2019 que castiga a las llamadas "ciudades santuarios", pero que fue debilitada en 2021 por un fallo de una jueza federal.

En septiembre pasado, la jueza Beth Bloom dejó sin efecto parte de una ley estatal que obligaba a las policías locales a cooperar con las autoridades migratorias en la detención de indocumentados.

La jueza afirmó que la ley iba en contra de una cláusula de la Constitución estadounidense que establece que "ningún Estado de los Estados Unidos podrá negar a persona alguna dentro de su jurisdicción la protección igualitaria de derechos".

Además, consideró que la ley, que castigaba las políticas y "ciudades santuario", "se promulgó en base a datos sesgados y poco confiables generados por los grupos de odio antiinmigrantes FAIR y CIS".

La nueva iniciativa busca "revisar la definición del término 'política de santuario'" para incluir leyes "que limitan o prohíben que una agencia de aplicación de la ley proporcione información de inmigración específica a una entidad estatal".

El republicano DeSantis, que sigue las políticas de mano dura contra los inmigrantes que impulsó su padrino político, el expresidente Donald Trump, acudió este lunes a una reunión de alguaciles de Florida en Jacksonville, donde la mayoría respaldaron su candidatura a la reelección el próximo noviembre.