EFE NewsNueva York

Beneficiarios del DACA en Nueva Jersey hicieron un llamado este miércoles a legisladores de este estado, que consideran su hogar, a tomar los pasos para apoyarles y mantenerse junto a sus familias de cara a una cercana decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos de continuar el programa o avalar la decisión de la Administración Trump de derogarlo.

En Nueva Jersey viven 53.000 inmigrantes elegibles para el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), conocidos como "soñadores", pero solo 16.620 individuos tienen ese beneficio.

Durante una conferencia de prensa un grupo de beneficiarios recordaron que el DACA, creado en 2012 por el entonces presidente Barack Obama, les ha permitido ir a universidad, tener un empleo y cobertura médica y les ha protegido de la deportación, pero temen ser expulsados del país si es derogado.

"Estamos haciendo un llamado a los legisladores locales y estatales a tomar acción en apoyo a los 'dreamers', luchar contra la deportación y proteger nuestra capacidad para prosperar en Nueva Jersey", afirman.

Entre las que dejaron escuchar su voz estuvo Vanessa García, quien trabaja en una oficina de asistencia financiera para una cadena de hospitales donde se ayuda a los de bajos ingresos, no importa su estatus legal, a obtener cobertura médica a través de un programa del estado.

La inmigrante mexicana, que atiende a entre 50 y 60 personas al día en el hospital, tiene también un trabajo a tiempo parcial en un restaurante. El pasado lunes fue diagnosticada con el coronavirus pero desconoce cuál fue el foco de contagio.

Para ella es indispensable mantener su empleo para continuar con la cobertura médica.

El 5 de septiembre de 017 el presidente Donald Trump derogó el DACA pero en la lucha por su permanencia el caso llegó ante el Tribunal Supremo del país, que está cerca de anunciar su decisión, que se ha visto retrasada por la pandemia de COVID-19.

Los "soñadores" están pidiendo a los legisladores que les protejan creando un fondo que les permita tener dinero para pagar los 495 dólares que cuesta renovar su permiso de DACA, antes de que el Supremo dé a conocer su decisión, ya que algunos han perdido sus empleos por la pandemia y no cuentan con recursos para sufragar el coste.

También que se apruebe un proyecto de ley para que se eliminen "las barreras de la ciudadanía y estatus legal" para obtener sus licencias profesionales y ocupacionales y poder ejercer su profesión, y que las agencias del orden no cooperen con el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

Igualmente reclaman que se ponga fin a los contratos que permiten al ICE mantener a inmigrantes detenidos en cárceles de los condados y que sigan los pasos de Nueva York y California incluyendo a inmigrantes en la cobertura médica pública.

Reclaman además que se aumenten los fondos para la asistencia legal a inmigrantes detenidos en los centros del ICE en Nueva Jersey.

Los "soñadores" destacaron en la conferencia que los residentes elegibles para el DACA en Nueva Jersey ganaron 811,9 millones de dólares en 2015 y pagaron un estimado de 100 millones de dólares en impuestos, según un estudio del Center for American Progress, con sede en Washungton.

De acuerdo con el estudio citado, Nueva Jersey perdería 1.587 mil millones de dólares si los "soñadores" dejan de ser parte de la fuerza trabajadora del estado.

El pasado mes una coalición de beneficiarios del DACA en el país enviaron una carta al Supremo pidiendo que no emita su decisión mientra la pandemia del coronavirus esté afectando a EE.UU.