EFE NewsLos Ángeles

Los fiscales generales de California y Nuevo México, Xavier Becerra y Héctor Balderas, respectivamente, urgieron este miércoles a la Corte Suprema que rechace el pedido de revisión de un fallo contra el desvió de parte del gobierno de 2.500 millones de dólares para construir el muro fronterizo con México.

En un escrito dirigido al Máximo Tribunal, los procuradores argumentan que los tribunales inferiores sostuvieron correctamente que los estados, como California y Nuevo México, tienen el derecho de impugnar la desviación de los fondos asignados al Departamento de Defensa.

El caso se remonta a la decisión de Trump de declarar en febrero del año pasado una emergencia nacional, como pretexto para justificar el desvío de los fondos asignados por el Congreso al Pentágono hacia la construcción del muro en la frontera sur, esto después de no lograr que los legisladores aprobara fondos para ello.

En junio pasado, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Distrito, con sede en California, dictaminó que el desvío de los fondos asignados al Pentágono violó la Constitución y es ilegal.

"Cuando la Administración Trump no obtiene lo que quiere dentro de los límites de la ley, está demasiado ansiosa por salir de estos (límites)", dijo Becerra en un comunicado.

La decisión del Noveno Circuito, que dijo que la transferencia de fondos desconoció la autoridad del Congreso en cuanto a asignación de recursos, fue en respuesta a las acciones legales iniciadas por California y a las que se sumaron varios estados.

Un juez federal de Oakland (California) bloqueó por primera vez esta partida presupuestaria para la construcción del muro, una decisión que la Administración Trump recurrió y pidió amparo al Supremo para poder seguir usando ese dinero mientras se decidía el caso judicialmente.

En una ajustada decisión por cinco votos a cuatro, el máximo tribunal accedió a la petición del Gobierno y dio el visto bueno temporal a que utilizasen los 2.500 millones, pero no entró a valorar la legalidad de la desviación del dinero asignado al Pentágono.

Con la decisión por parte del tribunal de apelaciones del Noveno Circuito -la instancia judicial inmediatamente inferior al Supremo-se cierra la trayectoria de la demanda en los circuitos inferiores y el caso se trasladó al Supremo, que esta vez sí deberá pronunciarse sobre el fondo de la cuestión.

"Si el presidente dedicara tanto tiempo a las emergencias reales, como la pandemia actual o los devastadores incendios forestales, como a los inventados, el pueblo estadounidense estaría mucho mejor”, añadió Becerra.

Los procuradores Becerra y Balderas señalan que la Administración no ha ofrecido un argumento persuasivo para su revisión y que las sentencias de la corte inferior son correctas en cuanto al fondo.

Esta no es la única demanda contra la administración por desvíos de fondos. Becerra impugnó la desviación en el año fiscal 2020 de más de 3.800 millones en fondos que el Congreso asignó al Departamento de Defensa.

Cerca de 890 millones, de esos fondos se habían asignado a las unidades estatales de la Guardia Nacional para la compra de equipo crítico para responder a desastres naturales y otras emergencias.