EFE NewsChicago (IL)

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, firmó este martes varias enmiendas a la ordenanza que protege a los inmigrantes, con el objetivo de prohibir definitivamente cualquier tipo de colaboración de la Policía con autoridades de inmigración en la deportación de indocumentados, aunque estos tengan antecedentes criminales.

Las nuevas disposiciones incorporadas a la ordenanza original, que rige desde 1984, establecen que no se aceptarán pedidos de detención cuando las personas figuren en una base de datos de la Policía sobre pandillas, que ha sido criticada por contener información errónea.