EFE NewsLos Ángeles

Los latinos y miembros de otras minorías han sufrido las tasas más altas de infección y muertes por el COVID-19, una realidad que pone al descubierto las "profundas desigualdades en el sistema de salud estadounidense" sobre las que hay que informar y actuar, señalaron este miércoles expertos.

"Entre más datos tenemos del impacto de la pandemia del COVID-19 es cada vez más claro que la enfermedad está golpeando más fuertemente a la población del país más vulnerable y desventajada", dijo Lisa Cooper, de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins y directora del Centro para la Igualdad de la Salud de esa universidad.

Durante una teleconferencia realizada hoy y en la que se discutió un análisis hecho por dicha institución con datos por raza y etnia, se puso de relieve que los latinos conforman el 64,9% de las muertes por coronavirus en pacientes de edades entre 18 y 49 años, aunque representan el 43,5% de ese segmento de la población.

Para Cooper, las causas de que las poblaciones latinas, afroamericanas e indígenas muestren los índices más altos de contagio y fallecimientos tienen que ver fundamentalmente con condiciones socioeconómicas.

Estos grupos han tenido que "ir más veces al mercado para comprar alimentos esenciales", pues sus recursos económicos no les permiten abastecerse para períodos largos.

Igualmente, la mayor presencia de minorías como la latina en trabajos esenciales como el transporte o los servicios de abastecimiento de alimentos, los coloca ante un mayor riesgo de contagio.

También muchos de estos trabajadores se desempeñan en empleos con bajos salarios o temporales lo que no les permite trabajar por internet o tomar días pagos por enfermedad.

En el evento fue parte Jayme Fraser, periodista de investigación del diario USA Today, y quien señaló que los medios de comunicación no sólo deben "cubrir" la información de estas comunidades vulnerables sino que parte de su misión es servirlas.

Así, la información debe detallarse para que aquellos grupos más vulnerables que por ejemplo residen en apartamentos estén conscientes de que en el mismo edificio donde viven hay riesgos de contagio en áreas comunes como lavandería, zonas recreativas o ascensores.

Fraser recalcó la importancia de que el periodismo arroje luz sobre aquellos grupos a quienes las ayudas actuales no están llegando para denunciar las fallas o busquen otros recursos.