El Gobierno del presidente Joe Biden extendió la aplicación del Título 42, una norma sanitaria por la cual se niega el ingreso al país a extranjeros que supuestamente representan una amenaza para la salud pública, adelantó este viernes CBS News.

El gobierno inició la aplicación de esa norma en marzo de 2020, durante la presidencia de Donald Trump y cuando comenzó a propagarse la pandemia de coronavirus por los Estados Unidos, negando el ingreso al país de cientos de miles de migrantes llegados a la frontera.

El Gobierno del presidente Joe Biden continuó aplicando la norma con revisiones cada 60 días sobre los resultados de esa medida, aunque con excepciones.

La cadena CBS de televisión informó este viernes que, según un portavoz de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la agencia hizo una evaluación de los resultados y "la orden se mantiene en vigencia".

Aunque Biden llegó a la Casa Blanca en enero de 2020 con promesas de políticas migratorias más "humanas y justas" que las de su predecesor ha seguido manteniendo esta norma, muy criticadas por grupos de derechos civiles.

Anthony Fauci, principal epidemiólogo del país y director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, ha indicado públicamente que esta medida es de dudosa utilidad ya que "el problema está adentro de nuestro propio país".

"El enfocarse en los inmigrantes, el expulsarlos no es la solución a un brote", añadió Fauci en una entrevista con la cadena CNN.

La medida fue supuestamente creada por los CDC durante el mandato de Trump, aunque versiones de prensa aseguran que fue el propio Gobierno el que presionó a esta agencia a establecer esta norma de salud pública.

En noviembre pasado la exfuncionaria de los CDC Anne Schuchat dijo ante un comité del Congreso que el Título 42 era innecesario y que fue aprobado por la administración Trump a pesar de que "no se basó en una evaluación de salud pública en ese momento".

En agosto la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), el Proyecto de Derechos Civiles de Texas, el Centro para Estudios de Género y Refugiados y otros grupos presentaron una demanda contra el Gobierno para que dejara de aplicar la medida.

La querella argumentó que el Título 42 “viola los estatutos de larga data sobre inmigración que requieren que quienes solicitan asilo tengan un proceso completo y justo que determine su derecho a tener la protección de Estados Unidos", señalaron los grupos en un comunicado.

Según datos oficiales, más de 1,3 millones de inmigrantes han sido rechazados en la frontera en cumplimiento del Título 42, la mayoría de ellos durante el mandado de Biden.

Esta renovación se conoce un día después de que el Gobierno informase de que el próximo lunes reanudará por orden judicial el también polémico programa "Quédate en México", que envía a México a quienes llegan a Estados Unidos pidiendo asilo.

El programa, también creado por la Administración Trump, permitió enviar de regreso a México a más de 60.000 solicitantes de asilo a la espera de que se fallase su pedido, aunque su efectividad se redujo notablemente cuando empezó a aplicarse precisamente el Título 42.