EFE NewsWashington

El Gobierno federal anunció este jueves la extensión hasta octubre de 2021 del plazo para la obtención de las nuevas tarjetas de identidad personal conocidas como Real ID, debido a la emergencia causada por la epidemia de COVID-19.

"He determinado que los estados requieren una extensión de 12 meses y que el nuevo plazo para el requisito de Real ID es el 1 de octubre de 2021", indicó en una declaración el secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf.

"La respuesta federal, estatal y local a la propagación de coronavirus en Estados Unidos hace necesaria una postergación de este plazo", añadió. "En todo el país los estados están cerrando temporariamente o restringiendo el acceso a las oficinas de vehículos automotores".

En Estados Unidos no existe un documento nacional de identidad, y la ley de Real ID, promulgada en 2005, establece normas y requisitos para otros documentos de identidad extendidos por autoridades estatales o locales, como las licencias para conducir vehículos automotores.

El plazo estipulado bajo la ley hasta el 1 de octubre de este año fue una respuesta a la comprobación de que varios de los terroristas involucrados en los ataques en EEUU en septiembre de 2001 habían usado para abordar los aviones licencias de conductor falsas.

Desde 2005, casi la mitad de los 50 estados de la unión objetó el programa y algunos incluso aprobaron leyes que impedían que sus direcciones estatales de vehículos automotores acataran la ley federal. Por eso, el Departamento de Seguridad Nacional ha extendido repetidas veces el plazo para la aplicación del programa.

La ley fija requisitos para que estos documentos sean aceptados por el Gobierno federal con "propósitos oficiales" definidos por el Departamento de Seguridad Nacional.

Esta agencia, a su vez, ha definido tales propósitos como el abordaje de aviones en vuelos de aerolíneas comerciales y el ingreso a edificios federales y plantas nucleares, pero la ley da al secretario una autoridad ilimitada para requerir "identificación federal" para otros propósitos.

En enero pasado, el Departamento de Seguridad Nacional indicó que 95 millones de personas con licencia de conductor habían completado el trámite para obtener los nuevos documentos que se distinguen por una pequeña estrella impresa en el ángulo superior derecho de la licencia.

Eso significaba que, para entonces, todavía más de 181 millones de personas que debían actualizar sus documentos no lo habían hecho. Quienes conserven sus documentos actuales no están violando la ley pero pueden encontrar inconvenientes si visitan edificios federales y deben hacer otros trámites que requieran Real ID.

Los estados tienen, cada uno, sus propias reglas para la extensión de las licencias de conducir, y la Ley Real ID estipula normas para todos, incluyendo que el solicitante presente pruebas de su nombre legal, fecha de nacimiento, número de seguro social, dos pruebas de domicilio y documentos que prueben la ciudadanía o el estatus de inmigración.