EFEUSAMiami

El gobernador de Florida, Rick Scott, afirmó que es algo "absolutamente equivocado" el "decir o pensar" que un país es un "agujero de mierda", una expresión que, según congresistas demócratas, el presidente Donald Trump usó para referirse a Haití, El Salvador y otras naciones.

En una declaración emitida anoche por la gobernación, el gobernador, republicano y próximo a Trump, empezó dejando claro que tiene dudas sobre si la información sobre lo dicho por Trump en una reunión con congresistas para trata de inmigración es cierta, informaron hoy medios locales.

"No pienso de esa manera ni estoy de acuerdo con esa clase de sentimiento. Represento a Florida, donde somos un fantástico crisol donde se hablan 250 lenguas", dijo, no obstante, Scott, quien se declara "increíblemente orgulloso" de la diversidad de su estado.

Trump afirmó hoy que no dijo "nada despectivo" de Haití y que los demócratas se "inventaron" la expresión "agujeros de mierda", pero el senador Dick Durbin, que participó en la reunión del jueves, le desmintió.

"El presidente comenzó a tuitear esta mañana negando haber usado esas palabras. No es cierto. Él dijo esas cosas llenas de odio y las dijo repetidamente", señaló en declaraciones a los medios Durbin.

Scott, por su parte, señaló: "me esfuerzo cada día para hace que éste sea el estado más acogedor de todos, haitianos, cubanos, venezolanos y otros de todo el mundo que consideran a Florida su casa. Estoy increíblemente orgulloso de la diversidad" del estado, agregó en la declaración.

Antes de emitir este comunicado, Daphne Campbell, senadora de ascendencia haitiana en la asamblea legislativa de Florida, le había pedido a Scott que se pronunciara sobre "los comentarios racistas" de Trump.

Según Campbell, la "guerra" que Trump libra contra los inmigrantes "parece dirigirse únicamente hacia los de color".

La senadora floridana se declaró "horrorizada y disgustada" por lo que hace y dice el "hombre que es el símbolo de una nación que antes ofrecía refugio y santuario a todos los inmigrantes".

Florida acoge a una importante comunidad haitiana, que se ha visto afectada por la reciente decisión de Trump de cancelar el Estatuto de Protección Temporal que se dio a unos 60.000 haitianos a causa del terremoto del que hoy se cumplen precisamente ocho años.

También ha cancelado los TPS de salvadoreños y nicaragüenses.

El diario The Washington Post fue el primer medio que desveló las duras palabras atribuidas a Trump.

La afirmación se habría producido, según el diario, al serle planteada al presidente la posibilidad de reasignar la mitad de los 50.000 permisos de la llamada "lotería de visas", para beneficiar a quienes hasta ahora estaban protegidos por el TPS, indicó el diario.

"¿Por qué tenemos a toda esta gente de países de mierda viniendo aquí?", dijo Trump, según el diario, y además sugirió que prefería recibir a inmigrantes de países como Noruega.