EFELos Ángeles

La Red Fronteriza por los Derechos Humanos (BNHR) urgió este miércoles al Congreso de Estados Unidos a poner fin a políticas como el Título 42 y los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP) “que ponen en riesgo a personas vulnerables”, e hizo un llamado a la cancelación inmediata de la “racista Operación Estrella Solitaria en Texas”.

La organización, promotora de una reforma migratoria, se dijo “desconsolada por la trágica muerte de nueve personas que recientemente se ahogaron en los canales de irrigación del condado de El Paso, que corren paralelos a la frontera Estados Unidos-México”.

“Queremos expresar nuestras condolencias a las familias de esos migrantes que perecieron buscando refugio en la frontera. Esas muertes resultan de políticas de inmigración racistas y xenófobas que debieron ser eliminadas desde hace mucho”, dijo Fernando García, director ejecutivo de BNHR, en un comunicado de la agrupación.

Señaló que las muertes de migrantes han estado aumentando a tres o cuatro por día, o apoximadamente mil al año. “Francamente no es sorprendente ver tales eventos dada la continuación de prioridades de política exterior e interior que conducen a la pérdida de vidas y a crisis migratorias”, expuso.

La organización hizo un llamado a que la Administración del presidente Joe Biden sea responsabilizada por la continuación de “políticas horríficas y discriminatorias como el Título 42 y Quédate en México (MPP) en vez de invertir en personal de seguridad y centros de bienvenida a lo largo de la frontera”.

“Estas políticas ponen innecesariamente en peligro a inmigrantes y van en contra de la obligación internacional de Estados Unidos de proteger a quienes buscan refugio”, sostuvo.

Asimismo, BNHR condenó la Operación Estrella Solitaria contra la inmigración indocumentada, instrumentada por el gobernador de Texas, Greg Abbott, a la que calificó de “supremacista blanca” al tiempo que exigió la terminación inmediata del programa.

De acuerdo con la organización de derechos humanos, “el Congreso debe evaluar las operaciones en la frontera Estados Unidos-México y las causas fundamentales de la migración, y actuar rápidamente para expandir las vías legales para que solicitantes de asilo, refugiados, menores no acompañados y familias puedan migrar a Estados Unidos”.

“El publico no está prestando atención suficiente a lo que está pasando en la frontera. Estas no son vidas descartables, y la falta de acción es prueba clara de la deshumanización de los migrantes”, dijo García.

El activista consideró errónea la creencia de que los cierres de frontera y las prácticas disuasivas detendrán a los migrantes que cruzan la frontera.

“Los migrantes siguen cruzando, lo hacen en lugares peligrosos y mueren en números extraordinaros”, puntualizó.