EFE NewsWashington

La vicepresidenta, Kamala Harris, prometió este martes hacer todo lo posible para defender a los "soñadores" durante un acto conmemorativo del noveno aniversario de DACA en la Casa Blanca.

"Estoy aquí en nombre de la Administración Biden-Harris para decirles que esta Administración tiene la plena intención de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para proteger a nuestros 'soñadores'. No habrá ninguna duda sobre eso. No hay duda de eso", dijo Harris.

Entre los invitados al acto, la mayoría mujeres migrantes pertenecientes a la organización National Domestic Workers Alliance, había dos "soñadoras".

También destacó la presencia de los senadores demócratas Dick Durbin y Bob Menendez, que están liderando esfuerzos en el Legislativo para dar una cobertura legal definitiva a los beneficiarios de DACA.

"Es de vital importancia que proporcionemos un camino hacia la ciudadanía para brindar a las personas una sensación de certeza y seguridad", indicó la vicepresidenta.

La Cámara de Representantes aprobó semanas atrás un proyecto de ley que, precisamente, daría cobertura legal a los "soñadores", expuestos durante los últimos nueve años a un convulso litigio jurídico.

Sin embargo, el proyecto está atascado en el Senado porque no cuenta con los votos suficientes para ser aprobado.

Las reglas del Senado requieren una mayoría de 60 votos sobre 100, y los demócratas cuentan solo con 50.

Dirigiéndose a los "soñadores", la vicepresidente afirmó: "Están en casa. Este es el único hogar que conocen".

Por su parte, el presidente, Joe Biden, que se encuentra de gira por Europa, publicó un comunicado en el que afirmó que "estos jóvenes representan lo mejor de Estados Unidos" e hizo un llamado a "no defraudarlos".

"El Congreso debe encontrar la manera de aprobar estas soluciones legislativas y continuaré trabajando para aprobar una ley que proteja a los 'dreamers' y cree una vía hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados", aseguró el mandatario.

Biden presentó tras su llegada al poder un plan para regularizar a los 11 millones de inmigrantes sin papeles que hay en Estados Unidos, pero los demócratas en el Congreso han dado prioridad a los "soñadores" al considerar más probable que republicanos lo apoyen.