EFE NewsLos Ángeles

Hijos de beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) urgieron a la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a detener la nominación y confirmación de una juez conservadora para el Tribunal Supremo, ya que esta elección, según los jóvenes estadounidenses, les dejaría sin la posibilidad de conseguir justicia para sus padres y familias.

El llamado se hizo la noche del martes como parte del viaje del bus de TPS y la campaña "En el Camino Hacia la Justicia", con la que decenas de inmigrantes y sus hijos están recorriendo 32 estados y 54 ciudades buscando apoyo entre votantes para presionar al Congreso para lograr la residencia permanente.

Crista Ramos, de 16 años, quien encabeza una demanda contra el Gobierno del presidente Donald Trump por haber puesto fin al TPS a inmigrantes de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán, fue la encargada de dar el mensaje en San Francisco, el distrito que Pelosi representa.

“Estamos pidiendo a la presidenta (de la Cámara) Pelosi que se asegure que el próximo juez del Tribunal Supremo de Justicia sea elegido después de las elecciones presidenciales (el 3 de noviembre). También pedimos que sea una mujer de color y que sea capaz de representarnos”, dijo Ramos en un emotivo discurso.

La joven encabeza la demanda presentada el 12 de marzo de 2018, en la que participan nueve titulares del TPS y cinco ciudadanos estadounidenses hijos de beneficiarios. La querella legal es identificada como Ramos vs Nielsen, por la entonces directora del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen.

Desde 2018, Ramos, de raíces salvadoreñas se ha convertido en uno de los rostros de la lucha de los “tepesianos”, como se conoce a los beneficiados por el TPS. La joven quiere evitar la deportación de su madre, Cristina Ramos, quién obtuvo el TPS en 2001.

La semana pasada los demandantes sufrieron un revés después que un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito en Pasadena, condado de Los Ángeles (California), revirtió una decisión de 2018 de un juez federal que bloqueó la suspensión del TPS para los beneficiarios de los 4 países.

“La demanda seguramente llegará al Tribunal Supremo, y Crista y todos los tepesianos saben que no se va a lograr justicia si el nuevo juez es elegido por Trump y su política racista”, advirtió a Efe Pablo Alvarado, director de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON), que junto al Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) conforma la Alianza TPS.

En su llamado a Pelosi, Crista advirtió que es consciente de las consecuencias para su vida, la de su madre y la de los “tepesianos” de la elección de un juez conservador que pondría la balanza en favor de las decisiones del presidente.

El bus TPS se dirige este miércoles hacia Portland, Oregón, donde hará su próxima parada para seguir con su labor de concienciación y educación sobre este grupo de inmigrantes, que están pidiendo a los votantes que los apoyen en esta próxima elección.

“Vamos a llegar hasta las últimas consecuencias, y estamos seguros que podemos lograr cambios en este país, y no dejar que la supremacía blanca se imponga”, concluyó Alvarado, que viaja junto a decenas de “tepesianos” y sus hijos.

El presidente Trump anunció el martes que nominará el próximo sábado a una jueza para el Tribunal Supremo, cuyo nombre aún se desconoce y cuya confirmación depende del Senado, donde los republicanos ya se han asegurado de una mayoría suficiente para aprobar el nombramiento.