EFE NewsNueva York

Un grupo de inmigrantes pidió este jueves acción inmediata al Senado de Nueva Jersey para que evalúe un proyecto que crearía un fondo de ayuda COVID-19 para trabajadores y familias excluidas del beneficio federal del Congreso.

Los inmigrantes protestaron, por segunda ocasión, ante la oficina del senador demócrata Paulo Sarlo, a quien exigieron que el importante Comité de Presupuesto y Asignaciones que preside evalúe el proyecto, que aún no llega a la Asamblea estatal.

Los trabajadores, que gritaban "estímulo económico para todos", llegaron hasta la oficina del senador cargando un refrigerador vacío para mostrar al político la situación económica en que viven a más de 100 días de haberse decretado la emergencia por el coronavirus sin ningún tipo de ayuda gubernamental, que se les ha negado por su estatus migratorio.

"No tenemos comida en las neveras, ¿qué le vamos a dar a nuestros hijos?", reclamó Carmen, inmigrante que hace 20 años llegó a Estados Unidos, donde formó una familia.

Como millones de otros trabajadores en el país, Carmen perdió su empleo en medio de la crisis creada por la pandemia, que obligó al cierre parcial o total de negocios y les llevó a despedir empleados.

"Me corrieron del trabajo, estoy sin empleo, sin ayuda. No tengo comida ni sustento, ni apoyo, tenemos hijos, familia. Llevo 20 años en este país. No estamos pidiendo nada regalado, sino lo justo", afirmó Carmen, quien reclamó a Sarlo que cumpla su promesa de reunirse con ellos.

Mientras, sus compañeros continuaban gritando al senador "Esenciales y excluidos, más de 100 días y excluidos, más de 100 días sin respuesta", en una protesta convocada por la organización Make The Road de Nueva Jersey.

"Que nos de un alivio económico para todos, para las familias inmigrantes. Ceo que tenemos derechos, hemos contribuido a este país", señaló por su parte Ronaldo, cuya esposa perdió también el empleo.

Ronaldo lamentó que tengan que elegir entre comprar alimentos o pagar las cuentas, "que mes tras mes se siguen acumulando". Destacó que ha pagado impuestos desde que llegó al país y, sin embargo, no califica para recibir el estímulo económico federal y en Nueva Jersey no se ha aprobado el proyecto que crearía un fondo, como ocurrió en California, donde una familia indocumentada podía calificar para recibir hasta 1.000 dólares.

En mayo pasado, los senadores demócratas Teresa Ruiz y Nicholas Scutari presentaron un proyecto de ley para que inmigrantes con un número de identificación de contribuyente pueda recibir ayuda económica y que se dé prioridad a las familias con niños.

"La comunidad inmigrante indocumentada de Nueva Jersey contribuye con casi 600 millones de dólares en impuestos estatales y locales, además de sus contribuciones federales, pero no están recibiendo ninguna ayuda en este momento", indicó Ruiz al presentar el proyecto.

La propuesta de ley asigna 35 millones de dólares para la ayuda, que gestionaría el Departamento del Tesoro de Nueva Jersey y que podría ayudar a hasta 35.000 de los 140.000 inmigrantes con ese número de identificación en ese estado.

Durante la manifestación un grupo de mujeres intentó entregar a la oficina del senador Sarlo unas 40 tarjetas hechas por los hijos de los inmigrantes, que con sus dibujos ilustraron la situación económica que viven sus familias, pero no fueron recibidas.

Una de las tarjetas ilustraba a una familia sentada a la mesa y un niño diciendo "Tengo hambre", mientras que en otra se leía el mensaje "Más de un millón de familias han pasado más de 150 días sin alivio económico. Queremos alivio económico para todos ahora".