EFE NewsLos Ángeles

A través de sus ocho años de vida, el programa de la Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) fue ganando un gran número de aliados que le brindaron su apoyo, y como "buenos amigos" serán decisivos para que el programa no sucumba en caso de una posible decisión en su contra en los próximos días por parte del Tribunal Supremo.

“Hicimos todo lo que pudimos para defender DACA, hasta rezar”, explicó a Efe Xavier Becerra, el fiscal General de California.

Representando al Estado Dorado, el procurador Becerra encabezó una de las demandas contra la decisión de la Administración del presidente Donald Trump en septiembre del 2017 de poner fin al programa.

Desde ese entonces, el fiscal libró la pelea legal que ahora promete continuar si el fallo de la Corte Suprema es a favor del Gobierno.

“Voy a seguir defendiendo a los 'soñadores' (como se conoce a los beneficiarios de DACA), no podemos rendirnos para salvar un programa por el que hemos luchado por tanto tiempo”, agregó.

LOS AMIGOS RICOS

Además de tener de aliado a California, considerada la quinta economía del mundo, el programa DACA y sus ahora casi 650.000 beneficiados cuentan con el apoyo de cerca de una veintena de estados y ciudades, entre los que destacan Nueva York, Massachusetts, Washington, y Pennsylvania, ubicados entre los diez primeros estados con mayor Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Entre la lista de amigos acaudalados de los soñadores están más de 140 multinacionales como Apple, Amazon, IBM o Google, que en su defensa presentaron un recurso legal conocido como “amicus brief” y que se puede traducir como “el expediente amigo”.

En octubre pasado, el fabricante del iPhone sostuvo que "(los 'soñadores') son vitales para el éxito de Apple. Desatan nuestra creatividad y nos ayudan a innovar. Son algunos de nuestros colegas más motivados y altruistas”.

La poderosa Cámara de Comercio de EE.UU. también quiso mostrar su afecto por DACA, y junto a decenas de empresas de diferentes sectores de la economía estadounidense criticaron al presidente Donald Trump por su deseo de cancelar el amparo migratorio que protege a los "soñadores" de la deportación.

LOS EDUCADORES Y LAS UNIVERSIDADES

El camino para llegar a tener esos aliados tan importantes, el programa y sus beneficiados tuvieron que comenzar por ganarse la simpatía y cariño de sectores que, aunque menos poderosos, les dieron una plataforma.

“Los profesores y las universidades fueron muy importantes en este proceso. Ellos le abrieron a DACA las puertas para que se conociera el programa”, dijo a Efe la abogada y activista Lizbeth Mateo.

La mexicana fue parte de "Dream 9", un grupo de soñadores indocumentados que salió en 2013 y regresaron al país desafiando las leyes de inmigración y poniendo a prueba al amparo de DACA.

Recordando los comienzos de su lucha, Mateo dice que muy poca gente sabía quiénes eran los soñadores y cuál era su lucha por lo que resultaron vitales los grupos y centros de apoyo para estos estudiantes indocumentados que aparecieron en colegios y universidades tras la aprobación de DACA.

“Entonces otros estudiantes comenzaron a entender la importancia de este programa y su drama”, rememoró la mexicana, que vio rechazaron su solicitud por las autoridades migratorias.

Tras años de trabajo, el programa pudo obtener el respaldo de universidades prestigiosas como Harvard, Yale, Columbia y Stanford, que, como "buenos amigos", mandaron al Tribunal Supremo cartas de respaldo.

El sistema de la Universidad de California, en cabeza de Janet Napolitano, hace parte de las demandas que el Tribunal evalúa.

LOS ARTISTAS AL RESCATE

Tras la derogación del programa el 5 de septiembre de 2017, numerosas voces de Hollywood y el mundo del espectáculo clamaron contra el mandatario.

"Expulsar a 800.000 niños que crecieron en Estados Unidos es equivocado, cruel y nauseabundo", afirmó la actriz Mia Farrow en un mensaje en 2017.

A los reclamos se sumaron voces opositoras al gobierno, como la cineasta afroamericana Ava DuVernay, la actriz de origen puertorriqueño Rosario Dawson y el artista Lin-Manuel Miranda, que calificó en un mensaje de Twitter a Trump como “un hombre malo” y dijo que “era turno del Congreso” para salvar DACA.

“Años atrás soñábamos con tener ese apoyo, con que algún artista nos diera su respaldo, así que esto fue muy, muy importante para el movimiento”, recordó con un poco de nostalgia Mateo.

En noviembre de 2017, es decir meses después de la decisión de Trump, la revista People dedicó su portada a DACA y reunió a cinco "soñadores" mexicanos que hicieron su sueño realidad a través de la educación, entre los que figuró César Vargas, el primer indocumentado aceptado para ejercer su profesión de abogado en Nueva York.

El trompetista John Daversa dedicó todo un álbum a los soñadores, "American Dreamers: Voices of Hope, Music Freedom”, que reunió las voces de más de medio centenar de jóvenes indocumentados, y en 2019 ganó tres premios Grammy, llevando así esta problemática a los galardones musicales más importantes.

LOS INDOCUMENTADOS, UN AMIGO IRREMPLAZABLE

Al ser cuestionada por el apoyo más importante que ha recibido DACA, Mateo dice que ni el programa ni los soñadores habrían llegado hasta este lugar sin el soporte de los indocumentados, esos padres y madres que dieron un paso atrás para que sus hijos pudieran obtener un permiso de trabajo y paralizar su posible deportación. Fueron indispensables en esta lucha, consideró la activista.

“Vamos a seguir aquí respaldándolos. Esta es una lucha de todos”, sentenció Mateo.

El fallo de los nueve magistrados miembros de la máxima instancia judicial en torno al fin o la permanencia de esta protección, dispuesta en junio de 2012 por una orden ejecutiva emitida por el en ese entonces presidente Barack Obama, puede ser divulgado en cualquier momento antes de que acabe este mes.