EFEUSAChicago (IL)

La indocumentada mexicana Adilene Marquina Adam, que buscó refugio en una iglesia del sur de Chicago para escapar de la deportación, fue autorizada a permanecer en el país hasta el 23 de octubre, fecha en la que se calcula que ya habrá dado a luz a su cuarto hijo.

Además, a la inmigrante de 34 años, se le retiró además este jueves un monitor electrónico que agentes de inmigración le habían colocado en un tobillo.

"Esto ha sido una victoria de la comunidad movilizada", informó este viernes a Efe el pastor José Landaverde, de la misión anglicana Fe, Vida y Esperanza.

Según dijo, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) autorizó la permanencia de Marquina hasta después que nazca el bebé, que se sabe será una niña y se llamará Yatzali.

Marquina, que tiene 30 semanas de embarazo, abandonará el santuario el domingo al mediodía, después de una misa de celebración con la comunidad.

La inmigrante es oriunda de Acapulco (México) y llegó en enero de 2015 a un puerto fronterizo, cerca de San Diego (California), donde pidió asilo junto a su hijo mayor, porque según alegó en su ciudad eran amenazados por pandilleros.

Sin embargo, tres años después, un juez de inmigración negó el pedido y le ordenó que se presentara este jueves en las oficinas de ICE con su pasaporte y el de su hijo de 12 años, que no es ciudadano estadounidense, para ser enviados a México.

Pidió santuario entonces en la iglesia del vecindario de Chicago Lawn, de donde salió solamente una vez en los últimos tres días para ir precisamente a las oficinas de ICE a que le retiraran el monitor.

"La acompañamos junto con funcionarios del Consulado de México porque los funcionarios de ICE no quisieron ingresar a la misión", dijo Landaverde.

En una declaración, ICE dijo que Marquina tiene una orden de deportación pendiente desde octubre sin precisar las causas del aplazamiento.

Además, informó que el personal de ICE tiene órdenes de no actuar en "lugares sensibles", como escuelas, iglesias y hospitales, y por esa razón no se ingresó al lugar del santuario, agregó.

Landaverde dijo que Marquina recibió santuario "bajo las leyes de Dios", y que una vez regrese a su casa será auxiliada por abogados que intentarán anular la orden de deportación.