EFE NewsWashington

La llegada a la frontera sur de Estados Unidos de "un número inesperadamente alto" de niños migrantes no acompañados ha representado un desafío para el Gobierno, indicó hoy miércoles Mark Greenberg, director del Instituto de Política Migratoria (MPI).

Greenberg explicó que "bajo condiciones normales" la Patrulla Fronteriza debe transferir los menores detenidos a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), una dependencia del Departamento de Salud (HHS), dentro de las 72 horas desde la captura.

"El número de arribos ha sido el más alto en marzo y abril. Y en lo que va de este año es el más alto en la historia del programa", añadió durante un debate sobre la situación de estos menores organizado por el MPI.

Esos menores quedan bajo custodia del Gobierno hasta que se ubiquen familiares o adultos que se hagan responsables de ellos, o se les pueda alojar en instituciones con licencia gubernamental para la atención infantil.

Pero con la llegada desde mayo del año pasado de cifras altas de menores de edad "el programa no tenía los sitios autorizados en los estados" para la transferencia en tiempo debido de los menores.

"Esto se complicó más porque el Gobierno (del hoy expresidente Donald) Trump dejó menos de la mitad de las instituciones con licencia, y recurrió en gran medida a la expulsión" de migrantes.

La cifra de migrantes menores de edad referidos a ORR ha variado con altibajos desde que llegó a 57.496 en el año fiscal 2014 y alcanzó una cima de 69.488 en el periodo fiscal 2019.

Como reflejo de la política de expulsiones expeditas del Gobierno de Trump, en el periodo fiscal 2020 la cifra de menores referidos a ORR bajó a 15.381.

Y como resultado de la política del actual presidente Joe Biden, que acoge a los menores de edad, en lo que va del año fiscal 2021 esa cifra ya ha llegado a 56.459.

La mayoría de estos menores de edad quedan bajo custodia del Gobierno federal entre 30 y 60 días y luego son transferidos a sus padres y madres, otros familiares o adultos que se hacen responsables.

En el periodo fiscal 2019 salieron de la custodia federal 72.837 migrantes menores de edad y la cifra, que bajó a 16.830 en 2020, subió a 44.265 en lo que va del periodo fiscal 2021.

"Mucha atención pública se ha concentrado en por qué migran los niños y las condiciones cuando están bajo custodia federal", señaló Greenberg. "Pero hay otros muchos asuntos cruciales acerca de qué ocurre una vez que los niños salen de la custodia federal y pasan al cuidado de parientes u otros patrocinadores en comunidades en todo el país".

"Si bien por mucho tiempo ha habido exhortaciones por el mejoramiento de los servicios que se dan a los menores después de que son transferidos, la necesidad de esa mejoría es particularmente urgente cuando el Gobierno federal procura acelerar la salida de esos menores de la custodia federal", indicó MPI.