EFEWashington

Los obispos católicos de Estados Unidos están "profundamente desalentados" por la decisión del Gobierno del presidente, Joe Biden, de reanudar la política que envía a México a los extranjeros que llegan solicitando asilo, indicó este viernes una declaración.

"Desafortunadamente, los intentos de este gobierno por hacer que este programa sea más 'humano', por muy bien intencionados que sean, no curan sus fallas inherentes ni aliviarán su inevitable costo en vidas humanas", dijo el obispo Mario Dorsonville.

"Nos preocupa en especial el que esto perpetúe la tragedia de la separación de familias, dado que muchas madres y padres probablemente se sentirán forzados a separarse de sus hijos en un intento desesperado por protegerlos", añadió Dorsonville, quien preside el Comité de Migración en la Conferencia Episcopal de EEUU.

Esa política, iniciada a fines de 2019 por el Gobierno del expresidente Donald Trump y conocida oficialmente como Protocolo de Protección de Migrantes (MPP, en inglés), consiste en enviar a México a quienes llegan a la frontera pidiendo asilo, para que allá esperen el trámite de sus solicitudes.

En julio pasado y en respuesta a demandas judiciales iniciadas por Texas y Misuri, un tribunal ordenó al Gobierno de Biden que reanudara la aplicación de MPP, también conocido como "Quédate en México". La Administración federal indicó este jueves que reiniciará el programa el lunes próximo.

La reanudación de MPP coincide con la extensión del uso de la norma sanitaria conocida como Título 42 por la cual se niega el ingreso al país de inmigrantes por las fronteras terrestres, especialmente con México.

Esta medida, iniciada en marzo de 2020, ha contribuido a la congregación de migrantes frustrados en la frontera de México con EE.UU. en condiciones que los grupos que abogan por sus derechos han denunciado como muy peligrosas, y que exponen a los migrantes a la violencia de organizaciones criminales.

"Urgimos enérgicamente al Gobierno que dé todos los pasos necesarios para poner fin a MPP, reemplazándolo con un enfoque que respete la dignidad humana, sea ejemplo de nuestros valores nacionales, apoye el imperio de la ley y refleje el llamad de Cristo de acoger al extranjero", añadió la declaración de Darsonville.