EFE NewsTucson (AZ)

La Patrulla Fronteriza Sector Tucson y representantes consulares de México y Guatemala invocaron este jueves a los indocumentados a no cruzar de manera ilegal el desierto de Arizona, la zona más "letal" a lo largo de la frontera con México.

"El desierto de Arizona es un lugar peligroso, donde se han registrado el mayor número de muertes de migrantes en toda la frontera", dijo Sabri Dickman, jefe adjunto de la Patrulla Fronteriza Sector Tucson durante una conferencia de prensa.

De acuerdo a cifras del Grupo Fronteras Compasivas, desde el mes de enero y hasta finales de abril se han reportado 64 muertes de indocumentados en el desierto de Arizona, mientras que en todo el año pasado fueron 226 los decesos, la cifra más alta en más de dos décadas.

Ante el incremento del flujo migratorio reportado en los últimos meses en estados como Arizona y Texas, las autoridades fronterizas temen que este flujo continúe y con ello se incremente el riesgo de muerte para los migrantes.

Dickman indicó que la agencia federal está usando cada vez más tecnología de punta, como el uso de torres que detectan la señal de celulares para lograr obtener una ubicación más exacta de los migrantes.

Michael Montgomery, director de las Operaciones de Rescate Aéreas de la Patrulla Fronteriza Sector Tucson, pidió hoy a los migrantes llamar de inmediato al teléfono de emergencia 911 cuando se encuentren en peligro y tratar de ahorrar batería ya que esto puede ser la diferencia entre la "vida o la muerte".

Relató que no todos los rescates son exitosos, ya que dijo haber participado en una búsqueda que culminó cuando encontraron a una mujer que falleció al lado de un bebedero para ganado donde, dijo, "la mujer tomó sus últimos sorbos de agua contaminada".

La Patrulla Fronteriza Sector Tucson llevó a cabo este evento tratando de alertar a los migrantes sobre los peligros de cruzar el desierto de Arizona durante la temporada de verano, cuando las temperaturas fácilmente pueden superar los 100 grados Fahrenheit.

Por su parte, el cónsul de Guatemala en Tucson, Carlos De León, dijo que se encuentran trabajando en una intensa campaña para tratar de desalentar la migración indocumentada.

A principios de esta semana, la Patrulla Fronteriza en Texas reportó el rescate de cinco menores indocumentadas de Honduras y Guatemala que viajaban solas, entre las cuales había una bebé de 11 meses y una niña de dos años.

"Yolanda", tía de las menores guatemaltecas Ashley y Valeria Sánchez, de cinco años y once meses, respectivamente, dijo a Telemundo y Univisión que ambas habían sido secuestradas en México junto con su madre y que la familia pagó un rescate de unos 3.000 dólares.

La Patrulla Fronteriza Sector Yuma informó el miércoles que un menor de 11 años que viajaba con su madre colapsó víctima del intenso calor del desierto de Arizona y debió ser trasladado a un hospital.