EFE NewsWashington

El principal funcionario del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés), Matthew Albence, la agencia gubernamental de Estados Unidos encargada de las deportaciones de inmigrantes indocumentados, anunció este viernes su renuncia.

"Después de más de 25 años como oficial federal, estoy anunciando mi retiro del servicio", señaló Albence en un comunicado difundido por medios locales.

Albence se convirtió así en el quinto jefe de ICE en lo que va de mandato del presidente estadounidense, Donald Trump.

El principal funcionario de Inmigración y Control de Aduanas y subdirector de esa dependencia agregó que esta fue "una decisión excepcionalmente difícil de tomar" y que se prolongó "debido a la incertidumbre de una pandemia global y el papel esencial que ICE sigue desempeñando en la respuesta" del país.

La agencia no ha tenido ningún director confirmado por el Congreso desde que Trump llegó al poder en 2017: su primer jefe en funciones, Thomas Homan, fue nominado pero nunca logró que lo ratificaran, y el mandatario designó a Ron Vitiello para sustituirlo.

Albence reemplazó en el cargo a Vitiello, quien abandonó el cargo en abril del año pasado, después de que Trump revelara que había retirado su nominación para dirigir ICE.

Posteriormente, esa plaza fue asignada a Mark Morgan, quien luego se iría a liderar la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), con lo que Albence volvería a estar al frente de Inmigración y Control de Aduanas.

"Todos los días, contra pronósticos increíbles, politización constante y percepciones erróneas de la misión increíblemente crítica y compleja que realizan, los empleados de ICE siguen adelante con profesionalismo e integridad", puntualizó el funcionario saliente en su mensaje.

Sin precisar a partir de cuándo cesará sus funciones, indicó que trabajará con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) y las directivas de ICE "para garantizar una transición sin problemas".

Medios como The Washington Post y Politico atribuyeron la salida del funcionario a las preocupaciones que despertó en la Administración de Trump después de que ordenara que se detuvieran ciertas acciones de ICE durante la pandemia y ante la posibilidad de que tomara medidas menos agresivas hacia los migrantes.