EFE NewsLos Ángeles

A pocos días de que el Gobierno del presidente Joe Biden anunciara que reanudará las remociones expeditas de "ciertos grupos familiares" que cruzan ilegalmente la frontera, las voces que piden a la Casa Blanca revertir la decisión se multiplican.

Organizaciones integrantes de la campaña Welcome With Dignity pidieron este jueves al Gobierno demócrata echar atrás la controvertida medida que comenzó a aplicarse el lunes.

"RIESGO DEMASIADO ALTO"

Gracie Willis, abogada del Southern Poverty Law Center, organización que hace parte de la campaña, advirtió este jueves en una conferencia de prensa que “las remociones expeditas no deben utilizarse bajo ninguna circunstancia”.

La abogada argumenta que el riesgo de equivocarse por parte de las autoridades federales que aplican esta medida “es simplemente demasiado alto”.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) argumentó al anunciar la medida que la "expulsión expedita proporciona un trámite legal y más acelerado para sacar a aquellas unidades familiares que no tienen razones legales para estar en Estados Unidos".

"El intento de cruzar a Estados Unidos entre los puertos de entrada o esquivando la inspección en esos puertos es la forma equivocada para venir a Estados Unidos", añadió.

Ante las críticas generadas, la Casa Blanca explicó el miércoles que la medida hace parte de su plan para “una frontera humana y bien administrada”.

Esto incluye 15.000 millones de dólares al año que recibe la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), y la implementación de la remoción acelerada para las familias que no expresen miedo de regresar a sus países de origen.

“NO HAY NADA HUMANO”

Laura Lynch, abogada del National Immigration Law Center, dijo sobre el anuncio que “para ser claros, no hay nada humano o justo en el uso de la deportación acelerada”.

A las críticas se unió La Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración (AILA). El presidente de AILA, Allen Orr, valoró en un comunicado que el anuncio de la Administración demócrata es "extremadamente decepcionante" ya que el presidente Biden se ha comprometido a tratar a todos los migrantes con humanidad y garantizar procedimientos justos.

Añadió que la remoción acelerada contraviene directamente el compromiso del Gobierno de Biden "de reparar el daño causado a las familias, especialmente después de que el presidente criticara a su predecesor" Donald Trump (2017-2021) por separar a miles de familias.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, defendió el martes pasado el procesamiento de los migrantes para su expulsión acelerada alegando que "es un medio legal tradicionalmente empleado para asegurar una frontera".

Sostuvo que este es "un paso" hacia el objetivo de la Administración de Biden de "tener un sistema de inmigración seguro y ordenado".

DAR MARCHA ATRÁS

Orr instó a la Administración a revertir las expulsiones expeditas "antes de que sea imposible reparar el daño causado".

Nicole Phillips, directora legal de Haitian Bridge Alliance, abogó por los migrantes haitianos que ha estado varados en México y a quienes podría afectar esta medida.

“Merecen ser recibidos con dignidad y humanidad, no ser colocados en una cinta transportadora como si fueran pollos”, opinó.

A su vez, Eleanor Acer, directora de Protección a Refugiados de Human Rights First, destacó que desde que el presidente Biden asumió el cargo en enero se han generado más de 3.275 informes de violaciones, secuestros y ataques contra solicitantes de asilo y migrantes bloqueados o expulsados.

Willis indicó que “si la Administración insiste en el uso de este arcaico proceso”, deben establecerse protecciones adecuadas que no se han tenido en cuenta en el reciente anuncio.

Estas protecciones, dijo, incluyen: oficiales de asilo debidamente capacitados que utilicen técnicas de entrevista informadas sobre traumas; intérpretes altamente calificados, y supervisión inmediata del racismo desenfrenado y bien documentado dentro de la CBP que evita que los agentes identifiquen las declaraciones de miedo creíble de los inmigrantes.