EFE NewsWashington

Una comisión del Senado tuvo este miércoles una primera audiencia para la confirmación de Chad Wolf como secretario de Seguridad Nacional, agencia federal en la que ejerce como titular interino, una promoción que ha sido cuestionada en tribunales y por la Contraloría General, y criticada por los defensores de los inmigrantes.

"Hemos rechazado agresivamente los elementos extranjeros y las naciones que han buscado interferir con nuestras elecciones", dijo Wolf en su testimonio inicial en la comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales de la Cámara Alta

. "Hemos actuado con firmeza contra la agitación civil y la violencia incluidos los extremistas violentos dentro del país, el tráfico humano, el crimen organizado internacional, el tráfico de narcóticos y COVID-19", agregó el funcionario, quien tras la previsible aprobación en esta comisión tendrá que esperar que el pleno del Senado de luz verde a su nombramiento .

El presidente Donald Trump designó a Wolf como secretario interino de Seguridad Nacional hace 10 meses, esquivando el procedimiento que la ley federal estipula para el nombramiento de funcionarios.

La Contraloría General -una agencia no partidista del Congreso- y un tribunal federal en el Distrito de Columbia han señalado como inválidas tanto su designación como las medidas que desde entonces ha tomado.

La audiencia además se da el mismo día en que se da a conocer que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) concedió contratos de hasta 6 millones de dólares a una firma consultora en la que trabaja como ejecutiva la esposa de Wolf.

"Después de observar la gestión ilegal de Wolf los estadounidenses no necesitan esperar la conclusión de la audiencia de hoy para saber que no está capacitado ni merece el puesto" afirmó en una declaración Tom Jawetz, vicepresidente del Center for American Progress (CAP).

Entre otras críticas, Jawetz indicó que Wolf "fue responsable por el envío en agosto de personal no identificado, camuflado del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) a Portland, Oregon, donde los agentes usaron fuerza excesiva y arrestaron a manifestantes pacíficos".

Por su parte el Caucus Hispano de la Cámara de Representantes, instó al Senado a que se oponga a la designación de Wolf alegando que su desempeño "muestra una pauta de aplicación de algunas de las políticas de inmigración más inquietantes en la historia de nuestro país".

"Wolf fue uno de los arquitectos iniciales de la política que separó a más de 5.000 niños de sus seres queridos", agregó la carta del caucus presidido por el representante Joaquín Castro, demócrata de Texas. "Desde la designación ilegal de Wolf en noviembre de 2019, DHS "ha detenido clandestinamente al menos 660 menores, algunos de apenas un año de edad, en hoteles, durante semanas".

A principios de septiembre, El Fondo Mexicano Estadounidense de Defensa Legal y Educación (MALDEF) inició una demanda ante el Tribunal Federal del Distrito de Columbia que cuestiona la legalidad de la designación de Wolf como secretario interino y la validez de las restricciones que el funcionario impuso al programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

MALDEF presentó la querella en nombre del Proyecto Soñadores de Santa Fe, en Nuevo México, y del Centro Comunitario Español de Joliet, Illinois, y nombra como demandados a Wolf y al subsecretario interino de Seguridad Nacional, Ken Cuccinelli.

Cuccinelli funge, asimismo, como director interino del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), que maneja el programa creado en 2012 por el entonces presidente Barack Obama y que ha amparado contra la deportación a cientos de miles de inmigrantes indocumentados traídos al país cuando eran menores de edad.

Wolf emitió el 28 de julio una ordenanza que limita a un año las renovaciones de los permisos de los beneficiarios de DACA y las autorizaciones de trabajo, y rechaza las solicitudes nuevas de amparo. Desde 2012 el programa otorgó un amparo contra la deportación y permisos de trabajo válidos por dos años.

El cuestionamiento de la autoridad de Wolf y Cuccinelli en sus respectivas funciones, y por ende de todas sus decisiones, está basado en la senda irregular que los llevó a sus puestos y que, según los demandantes, viola las leyes federales sobre cargos gubernamentales.

En abril de 2019, la entonces secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, renunció a su cargo. De acuerdo con las leyes sobre la administración de agencias federales, el cargo debió pasar a la entonces subsecretaria interina Claire Grady.

"Debido a que el funcionario incorrecto asumió el título de secretario interino, las enmiendas subsiguientes en el orden de sucesión hechas por tal funcionario fueron inválidas y los funcionarios que tomaron sus posiciones bajo tales enmiendas fueron nombrados apoyándose en un orden de sucesión inválido", según el asesor legal de la Contraloría, Thomas Amstrong.

La designación de los titulares en los ministerios y varias agencias del Gobierno, al igual que la de los jueces del Tribunal Supremo y de los tribunales federales, corresponde al presidente y debe ser confirmada por el Senado y aunque los republicanos tienen mayoría en esa cámara, Trump ha evitado trámites de confirmación al poner a funcionarios interinos, de los cuales hay ahora al menos 20.

El Departamento de Seguridad Nacional, creado tras los atentados terroristas de septiembre de 2001 y con la consolidación de al menos 16 agencias, tiene a su cargo, entre otras dependencias a Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), USCIS y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).