EFE NewsNueva York

El senador demócrata Bob Menéndez defendió este jueves el proceso de reconciliación como el camino más seguro para lograr la aprobación de una legalización con vía a la ciudadanía para millones de indocumentados en los Estados Unidos ante la inacción de la oposición republicana.

Menéndez, responsable de haber presentado la propuesta de la Casa Blanca que abriría el camino a la ciudadanía para unos 11 millones de indocumentados, indicó que ha sostenido al menos una docena de reuniones con demócratas y republicanos para discutir la reforma migratoria.

Pero, agregó, "no estoy optimista de que nos lleven a donde queremos estar".

Ante este panorama, el Senador resaltó que el proceso de reconciliación "es una oportunidad para asegurar la ciudadanía para soñadores, los TPS (Estatus de Protección Temporal), trabajadores agrícolas y los esenciales que mantuvieron nuestras vidas seguras durante la pandemia".

Menéndez participó este jueves en un foro de la American Business Immigration Coalition sobre este tema.

Los demócratas han propuesto un paquete de gasto social de 3,5 billones de dólares, en el que han incluido provisiones para abrir una vía a la ciudadanía a millones de inmigrantes indocumentados, que sería aprobado a través del proceso de reconciliación, y que solo necesita de una mayoría simple para su aprobación.

Menéndez aseguró que durante sus reuniones promoviendo la legalización "la realidad" que ha confrontado "es que los republicanos con los que trabajo en el 2021 no son los mismos" que en el 2013 cuando se aprobó la reforma comprensiva de inmigración, con 68 votos de ambos partidos.

"En estos días mis colegas del otro lado están más interesados en castigar a los inmigrantes que en reconocer sus increíbles contribuciones al país", afirmó.

De acuerdo con el demócrata "aprendieron del expresidente Donald Trump que la xenofobia es una buena arma política" a la vez que recordó que la mayoría de los ciudadanos ha apoyado una reforma migratoria.

"El tiempo de actuar es ahora. Hacer nada no es una opción", afirmó y agregó que en el pasado se han aprobado cambios a las leyes migratorias bajo el proceso de reconciliación.

Recordó que en el 2005 cuando los republicanos dominaban el Senado aprobaron varias provisiones de inmigración entre ellas un aumento en el número de tarjetas de residencias "y lo pudieron hacer porque tendrían un impacto tremendo en el presupuesto".

Menéndez sostuvo que la delegación demócrata trabaja para finalizar el millonario presupuesto en el que han incluido provisiones para abrir una vía a la ciudadanía a millones de inmigrantes indocumentados.

"Los demócratas reconocen la urgencia del momento sobre todo tras la reciente decisión de la corte sobe el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)", señaló sobre la decisión de un juez federal de Texas el pasado 16 de julio que lo declaró ilegal y ordenó suspender la tramitación de nuevas solicitudes.

El demócrata, presidente del Comité de Relaciones Exteriores, hizo también hizo un llamado a los activistas, líderes religiosos y sindicatos a que continúen dejando escuchar su voz en defensa de la aprobación de la propuesta reforma migratoria.

"Creo que si no hay reconciliación no estoy seguro de que se pueda pasar la reforma", afirmó.