EFE NewsTucson

La construcción del muro fronterizo del presidente Donald Trump amenaza un cementerio ancestral de la reserva indígena Tohono O’odham y otros sitios considerados como sagrados para esta comunidad en la frontera de Arizona, denuncian líderes de la tribu y el congresista Raúl Grijalva.

Líderes de esta reserva indígena consideran que la Administración del presidente Donald Trump ha ignorado sus preocupaciones sobre el impacto que el muro fronterizo tendrá en lugares que forman parte de su historia cultural.

Ese es el caso de una región dentro del Refugio Nacional de Vida Salvaje de Cabeza Prieta, donde creen hay tumbas de sus antepasados y se encuentra muy cerca de la frontera entre Estados y México. En la actualidad, en la zona hay una valla de madera que evita el cruce de autos, pero permite el paso de animales silvestres.

Hoy propiedad del gobierno federal, y que forma parte de las reservas y parques nacionales, siglos atrás eran parte del territorio de los Tohono O’odham, que habitaron la zona antes de que se fundaran EEUU y México y donde se han encontrado objetos que datan de unos 10.000 años.

“Estas tumbas han estado en este lugar quizás por miles de años”, dijo a Efe el congresista federal por Arizona Raúl Grijalva, quien agregó que se desconoce cuántas tumbas podrían haber en la región, pero hay referencias a ellas desde los siglos de la presencia española en Arizona.

“Es increíble que a la tribu no se le haya consultado ni se establezca un diálogo a fin de tratar de encontrar otras opciones para tratar de no afectar la vida espiritual y la historia de la tribu”, agregó el legislador, quien esta semana hizo un recorrido por la zona acompañado de miembros de los Tohono O’odham.

Para construir parte del valla fronteriza en esta región, que se prevén sean de acero y de unos 30 pies de alto, se deberán remover las bardas de madera, la vegetación y se tendrá que hacer uso de máquinas excavadoras.

El pasado mes de octubre, contratistas que reforzaron la línea divisoria cerca del manantial de Quitobaquito, dentro del Monumento Organ Pipe Cactus, encontraron fragmentos de restos humanos que se cree son de los ancestros de los Tohono O’odham, que cuentan con unos 28.000 miembros y ocupa un territorio en el suroeste de Arizona de poco mas de 2.8 millones de acres .

“Nadie permitiría que alguien fuera al panteón donde están enterrados nuestros antepasados y los quisieran sacar para construir casas nuevas”,resaltó el congresista demócrata.

En una misiva enviada en noviembre pasado a Roy Villareal, jefe de la Patrulla Fronteriza Sector Tucson, el líder de la reserva indígena Tohono O’odham, Ned Norris Jr., expreso su preocupación sobre la prevista construcción de 43 millas de refuerzo fronterizo al oeste del territorio de la tribu.

Para acelerar el plan, en mayo del año pasado la Administración federal suspendió una serie de leyes que protegen el medio ambiente al igual que cementerios antiguos que están protegidos por el Acta de Protección de Tumbas Nativo Americanas.

La nación indígena ha solicitado al gobierno federal les muestre un mapa que exponga claramente las tierras que dejan de estar protegidas por estas regulaciones, que obligan al Gobierno a notificar a la tribu sobre cualquier descubrimiento de objetos de carácter cultural, incluso restos humanos, y prohíbe asimismo excavar y sacarlos de su sitio.

La nación indígena urge se proteja la región cercana al manantial Quitobaquito, no solo por ser la única fuente de agua natural en esta región, sino también debido al sesgo sagrado que tiene ya que forma parte de sus ceremonias.

Solicitaron también que en el área se deje de bombear agua del subsuelo para una obra, la construcción de una valla fronteriza, que requiere de 84.000 galones de agua por día.

“Aunque estas tierras ya no pertenecen a la reservación, es claro que estuvieron habitadas por nuestros antepasados y es nuestro deber protegerlas”, dijeron representantes de la tribu en declaraciones a Efe.

La reserva indígena propone que se hagan estudios para evaluar estos sitios culturalmente relevante, y más aun se valore la posibilidad de no construir en esta región y dejar las vallas existentes, o protegerla con tecnología.

Tal como confirmó Grijalva, hasta el momento la nación indígena no ha recibido respuesta de parte del Gobierno federal.

En opinión del congresista, este caso demuestra que Trump está dispuesto a pasar por encima de todo, incluido del legado cultural y la historia de los Tohono O’odham, con tal de cumplir con su promesa de reforzar la frontera con México.