EFE NewsMiami

La Ley de Ciudadanía que promueven los demócratas y el presidente Joe Biden en el Congreso podría beneficiar de manera inmediata a casi 3,3 millones de inmigrantes que tendrían acceso a la residencia legal o "tarjeta verde" (green card), según cálculos del Instituto de Política Migratoria (MPI).

Según este centro de estudios, los jóvenes que llegaron al país junto con sus padres indocumentados, los titulares del Estatus de Protección Temporal (TPS) y los trabajadores del campo elegibles, así como sus cónyuges e hijos menores presentes en Estados Unidos, podrían verse beneficiados si el proyecto de ley se aprueba en el Congreso.

Todos ellos, según el plan Biden, lograrían la residencia legal inmediatamente y al cabo de tres años podrían optar a la naturalización.

La Ley de Ciudadanía de EE.UU. de 2021, presentada por el senador Bob Menéndez en la Cámara alta y Linda Sánchez en la Cámara de Representantes, crearía además un camino de ocho años hacia la ciudadanía para la mayoría de los 11 millones de inmigrantes no autorizados que se estima viven en Estados Unidos.

Más allá de los 3,3 millones, los indocumentados obtendrían un permiso temporal, podrían acceder a la residencia permanente a los cinco años y tres años más tarde a la ciudadanía si cumplen una serie de requisitos, como no tener antecedentes criminales.

El MPI estimó que el proyecto de ley demócrata daría la "tarjeta verde" para 1.373.000 "soñadores" y 279.000 amparados bajo TPS, a los que habría que sumar cerca de 204.000 personas que son sus cónyuges o hijos menores de los dos citados grupos.

La disposición sobre trabajadores agrícolas podría legalizar alrededor de 1,1 millones de trabajadores que son inmigrantes no autorizados, siempre que puedan demostrar que han trabajado 2.300 horas o 400 días laborales en el sector agrícola estadounidense durante los últimos cinco años.

Según la legislación, que permitiría a estos trabajadores agrícolas legalizados patrocinar a sus cónyuges e hijos menores en Estados Unidos para obtener una "tarjeta verde", el MPI estima que otras 342.000 personas podrían obtener la residencia legal permanente.

"No es posible para el MPI estimar el número de cónyuges e hijos fuera de Estados Unidos a quienes los trabajadores agrícolas que legalizan podrían patrocinar en el futuro", señaló la organización.

El proyecto de ley de reforma migratoria integral se presentó la pasada semana en el Congreso, aunque al día de hoy su aprobación se presenta complicada en sus actuales términos, pues los demócratas necesitan convencer a al menos 10n republicanos en el Senado.

Muchos senadores conservadores han criticado públicamente la propuesta al considerar que es demasiado progresista y está alejada del proyecto de ley bipartidista que en 2013 obtuvo una amplia mayoría en la Cámara alta, aunque después quedó estancada en la Cámara de Representantes, por aquel entonces controlada por los republicanos.

Muchos analistas auguran que tiene más opciones la aprobación de medias menos ambiciosas y que puedan tener más opciones de ser aprobadas, como legislaciones sueltas que puedan establecer una vía para la ciudadanía a "soñadores" y amparados por el TPS, en su mayoría centroamericanos y que en muchos casos llevan décadas residiendo legalmente en el país.