EFECiudad de México

La activista mexicana Ana Luisa Garduño fue asesinada a tiros en el municipio de Temixco, en el central estado de Morelos, informaron este viernes autoridades estatales.

"El Gobierno del Estado condena el artero y cobarde homicidio en contra de Ana Luisa 'N', representante del Colectivo Ana Karen Vive A.C. y Frente de Victimas del Estado de Morelos, suscitado la noche de ayer (jueves) en el municipio de Temixco", señaló en un comunicado el gobierno estatal.

De acuerdo con reportes de medios locales, Ana Luisa Garduño, de 51 años, fue asesinada en su negocio, el bar Apolo XI, por un hombre que le disparó en tres ocasiones.

La mujer era madre de Ana Karen Huicochea Garduño, quien fue asesinada presuntamente por su novio en diciembre de 2012, cuando tenía 17 años.

En honor a su hija, Garduño creó el Colectivo Ana Karen Vive A.C., y Frente de Victimas del Estado de Morelos, asociaciones que representan a familiares de personas desaparecidas, según destacan medios locales.

Colaboró activamente en la exhumación de cuerpos en las fosas irregulares en los municipios morelenses de Tetelcingo y Jojutla, además de la identificación genética, traslado e inhumación de cuerpos que se encontraban en los Servicios Médicos Forenses de la entidad.

Tras la pérdida de su hija, decidió estudiar la licenciatura en Derecho y se graduó el año pasado pues su idea era encontrar justicia.

Apenas en julio de 2021, Garduño había denunciado que nueve años después del asesinato de su hija, la Fiscalía General del Estado no había encontrado al culpable.

Tras el crimen, el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, lamentó "profundamente el asesinato de la activista" y aseguró que trabajan "en llevar ante la justicia a los responsables de tan aberrante hecho".

De acuerdo con datos de la Secretaría de Gobernación, entre diciembre de 2018 a octubre de 2021 se han registrado 96 homicidios de personas defensoras de derechos humanos.

Seis estados -Guerrero, Oaxaca, Chihuahua, Chiapas, Veracruz y Michoacán- concentran el 66 % de los homicidios de defensores de derechos humanos en ese periodo.