EFEMéxico

Unos 200 campesinos bloquearon este martes el acceso al Museo del Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México y posteriormente irrumpieron en el recinto para exigir el retiro de una polémica pintura del revolucionario Emiliano Zapata, en la que aparece desnudo y en tacones.

En la obra, Zapata aparece desnudo, usando tacones con forma de revólveres, luciendo un sombrero de color rosa, envuelto en una fina bandera mexicana y cabalgando un caballo blanco que tiene una notable erección.

La pintura, titulada "La Revolución", es una obra del artista chiapaneco Fabián Cháirez exhibida en el Palacio de Bellas Artes de con motivo de la exposición "Emiliano. Zapata después de Zapata", una muestra sobre el célebre revolucionario mexicano para conmemorar los 100 años de su asesinato.

"Es una denigración, es una ofensa contra nuestros líderes (revolucionarios). Pretenden quitar del imaginario colectivo la imagen de lucha revolucionaria de hace 100 años. Deben retirar esa pintura", expresó uno de los manifestantes en el interior del museo.

"¡Que la quemen, que la quemen", era la consigna de los manifestantes, quienes encararon al director del museo, Miguel Fernández Félix, quien los llamó al diálogo y les dijo que eran bienvenidos al recinto.

Pero tanto los integrantes de la Unión de Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) como los de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC) silenciaron la voz del director con sus protestas.

En una especie de ultimátum, los manifestantes le dieron dos días a las autoridades para que retiren la pintura o emprenderían acciones radicales y legales, y avisaron que no se moverán de la entrada hasta que la obra sea retirada.

Ante la irrupción, las autoridades del recinto determinaron el cierre de las exposiciones "Emiliano. Zapata después de Zapata" y "Redes de vanguardia".

Pero no solo los campesinos se manifestaron. A las afueras del museo activistas de la comunidad LGBTI llegaron para defender la obra de Cháirez.

La coincidencia de ambos grupos provocó que los campesinos empujaran y agredieran a los activistas LGBTI.

El polémico cuadro busca reivindicar los derechos LGBTI, pero ha causado polémica en las últimas horas en México luego de que familiares del "Caudillo del Sur" han expresado su malestar, mientras usuarios de redes sociales han vertido comentarios homófobos.

Aunque la exposición "Emiliano. Zapata después de Zapata" fue inaugurada el pasado 27 de noviembre, no ha sido sino hasta ahora cuando la Secretaría de Cultura ha promocionado la muestra en redes con una imagen del cuadro, lo que desató la polémica.

La reacción de Jorge Zapata, nieto del revolucionario, no se hizo esperar y este lunes anunció ante un grupo de periodistas una denuncia contra el artista y el Instituto Nacional de Bellas Artes por "denigrar la figura de nuestro general pintándolo de gay".

La obra se ubica en una sala de la exposición dedicada a repasar cómo los movimientos sociales actuales han representado la imagen de Zapata, cuya imagen había sido usada tradicionalmente como un símbolo de México y de la masculinidad.

"Al cambiar la imagen de Zapata y hacerlo un macho cuestionado, están haciendo una crítica al patriarcado que prima en este país como en muchas otras naciones", contó a Efe el curador de la exposición, Luis Vargas, el día de la inauguración.

Por su parte, la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura condenaron en un comunicado "cualquier acto de violencia que vulnere los derechos humanos, las libertades de expresión y la creación, porque ellas constituyen la forma más profunda de nuestra democracia".

"Bienvenida la discrepancia y el debate estético y político, a propósito de una obra que ha cimbrado el umbral del debate entre femenidad y masculinidad. Pero no aceptamos la censura y la violencia como armas de presión política y artística", indicaron.

Añadieron que respetan la opinión de Jorge Zapata "y de todas las personas que puedan compartir su punto de vista", pero argumentaron que "el arte tiene siempre múltiples interpretaciones" y que "es derecho del visitante asumir la postura que le sea propia, pero es también su derecho acceder a dicha diversidad".

Nacido el 8 de agosto de 1879, Zapata fue una de las principales figuras de la Revolución Mexicana de 1910 que derrocó la dictadura de Porfirio Díaz, y un héroe del campesinado que luchó por la colectivización de las tierras.

A inicios de este año, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador declaró 2019 como el año homenaje a Zapata, por lo que toda la papelería gubernamental lleva el nombre del caudillo, que murió en una emboscada el 10 de abril de 1919.