EFECiudad de México

El presidente de la Cámara de Diputados de México, Sergio Gutiérrez, defendió una reforma electoral que abarate el costo de las elecciones, los partidos y las autoridades electorales porque la democracia mexicana "es una de las más caras del mundo".

"Una premisa fundamental es el tema de la austeridad. Tenemos una de las democracias más caras del mundo, una democracia que puede simplificarse. Los partidos políticos reciben mucho dinero y las autoridades electorales deben simplificarse para una democracia más barata", opinó Gutiérrez en entrevista telefónica con Efe.

La reforma electoral es una de las tres reformas constitucionales que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido enviar al Congreso durante esta legislatura, junto con la reforma energética y la de la Guardia Nacional, si bien todavía no ha aclarado su contenido.

Gutiérrez (Ciudad de México, 1976), quien antes de presidir la cámara fue representante del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ante el Instituto Nacional Electoral (INE), opinó que en el sistema electoral hay cosas "que son óptimas y hay que salvaguardarlas y otras que hay que replantear", como su costo.

El diputado aseguró que Morena volverá a impulsar una reducción de las subvenciones a los partidos y, aunque en el pasado acusó en reiteradas ocasiones al árbitro electoral de ir contra el Gobierno, ahora tiene "una relación institucional" con el INE.

Antes de la reforma electoral, López Obrador anunció que presentaría la reforma energética para revertir las privatizaciones en el sector, la cual prometió enviar al Congreso antes de finalizar septiembre.

Gutiérrez confesó que no les "han anunciado ninguna fecha todavía" y que están esperando "la propuesta del presidente" para "analizarla".

EN BUSCA DE CONSENSOS

Para aprobar cualquier modificación a la Constitución, López Obrador requiere de una mayoría calificada de dos tercios del Congreso, por lo que necesita forzosamente el apoyo de los partidos de la oposición, que se presentaron en un bloque antigubernamental en las pasadas elecciones intermedias del 6 de junio.

Pero Gutiérrez sostuvo que en este arranque de legislatura, los partidos opositores, como el derechista Partido Acción Nacional (PAN) y el exgobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), se han expresado "en buen tono" y que de momento hay "buen ánimo".

Recordó que en la legislatura pasada, el Congreso aprobó por unanimidad la reforma constitucional que creó la Guardia Nacional, un nuevo cuerpo de seguridad pública.

Por lo que está convencido de que "dialogando, buscando puntos de coincidencia y escuchando a la oposición se puede llegar a buenas soluciones para todos los mexicanos".

"Mi objetivo es conducir la cámara con imparcialidad, ser un factor para generar condiciones para que los acuerdos políticos fluyan. Dialogar con las fuerzas políticas para juntos tener un ambiente que nos permita comunicarnos, escucharnos y entendernos", dijo.

Una de las primeras leyes aprobadas en esta legislatura es una propuesta de López Obrador que permite a los ciudadanos que recaben dos millones de firmas convocar un referéndum para revocar al presidente.

En ese sentido, Gutiérrez opinó que "la aceptación del presidente es muy importante" y que López Obrador "es aceptado por toda la ciudadanía".

Al frente de la Cámara de Diputados, Gutiérrez quiere impulsar la figura del "diputado migrante" para garantizar el derecho al voto de los mexicanos en el extranjero.

"En la actualidad hay casi 38 millones de mexicanos en Estados Unidos y tenemos una deuda histórica con ellos. Se fueron allá porque no han encontrado condiciones en México y necesitamos reconocerlos", expresó.

Contó que por ahora solo pueden votar en las elecciones para elegir al presidente de la República, a senadores y a algunos Congresos estatales donde la ley lo permite.

"Proponemos que se restablezcan sus derechos y que se puedan postilar y que tengamos diputados migrantes. Tenemos que avanzar en esta legislatura lo más que se pueda", sentenció.