EFEMéxico

El expresidente de Bolivia Evo Morales dijo este domingo que vería de manera favorable que el Gobierno español y otros miembros de la Unión Europea (UE) participaran como mediadores para acabar con la grave crisis en su país.

En una entrevista a Efe en México, Morales indicó que no ha tenido contacto con diplomáticos españoles o europeos desde su renuncia al poder el 10 de noviembre, aunque consideró algo positivo la implicación de España o algunos países de la UE.

"Antes sí, hemos estado en contactos con la embajada de España e inauguramos un instituto tecnológico en el Salar de Uyuni", recordó Morales en referencia al apoyo desde 2017 de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) en la creación de tres institutos tecnológicos en Bolivia con un fondo de 4,4 millones de dólares, resultado de un programa de canje de deuda.

"Qué bueno sería que España o (el antiguo jefe del Ejecutivo español José Luis Rodríguez) Zapatero, experto en mediación, Pepe Mujica u otros gobiernos se sumen a la mediación para la pacificación", opinó Morales, quien presidió Bolivia de 2006 a 2019.

No obstante, se mostró crítico con "algunos países de la Unión Europea que tomaron una posición", en referencia al apoyo de Reino Unido al nuevo gobierno en consonancia con la decisión de Estados Unidos.

"No me gustó, pero si toman esta posición (de mediadores) bienvenidos", agregó.

Evo Morales alabó también el valor de la ayuda a la cooperación de España o de la Unión Europea porque lo hacen sin condiciones y sin pedir nada a cambio, "al contrario que la ayuda que ofrece Estados Unidos. Siempre está condicionada", puntualizó.

Desde las elecciones del pasado 20 de octubre, que desataron una grave crisis en Bolivia, al menos 20 personas han fallecido y más de 500 han resultado heridas en enfrentamientos entre partidarios y detractores de Morales.

El 10 de noviembre, Evo Morales anunció la repetición de las elecciones presidenciales después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) diera a conocer numerosas irregularidades en los comicios de octubre en los que había sido reelegido para un cuarto mandato.

Pero poco después, y ante las sugerencias de policías y militares, Morales renunció a la Presidencia tras casi catorce años en el poder.

El Gobierno de México anunció que le ofreció el asilo para proteger su vida.