EFEMéxico

El exministro de Salud de México José Narro renunció al Partido Revolucionario Institucional (PRI) tras 46 años de militancia y denunció "simulación" en los comicios internos para la dirigencia.

"Hoy hago pública mi decisión de renunciar a formar parte de la simulación en el proceso de elección de la nueva dirigencia de mi partido, pero también mi renuncia al PRI de México, partido en el que milité por más de 46 años", informó Narro en Facebook.

En un mensaje de vídeo, habla de un "padrón tramposo" en cuatro estados que ha inflado el número de afiliados, y que sería utilizado para favorecer a uno de los candidatos.

Si bien no da el nombre de este, se refiere al gobernador con licencia del suroriental estado de Campeche, Alejandro Moreno.

"Existe un preferido de la cúpula del PRI, candidato oficial de los gobernadores", apuntó Narro, quien reiteró que renuncia "a formar parte de la comedia".

Narro, quien fue ministro de Salud durante el mandato de Enrique Peña Nieto (2012-2018) y rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), recordó que el partido vivió una "contundente derrota electoral" en 2018.

Expresó su "gratitud a la auténtica militancia del partido" y animó al PRI a dejar de vivir en el pasado y hacer "oposición verdadera, sin temores ni flaquezas".

"Los responsables del desastre que viene tendrán que justificar lo que resulta incomprensible de no ser por las debilidades humanas", agregó.

Nacido en 1948, José Narro es un reputado médico cirujano titulado por la UNAM en 1973.

En 2007 asumió protesta como rector de la UNAM y en 2015 fue sustituido por Enrique Graue, incorporándose poco después al gabinete de Enrique Peña Nieto como secretario de Salud.

El PRI sufrió una contundente derrota electoral en las presidenciales del 1 de junio del año pasado, cuando su candidato, José Antonio Meade, obtuvo 16 % de los votos frente al 53 % del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, actual presidente.

El entonces presidente del partido, René Juárez Cisneros, dimitió de la dirección, que fue asumida por la excanciller mexicana Claudia Ruiz Massieu.

Recientemente, el partido se vio envuelto en una polémica por las supuestas afiliaciones falsas de ciudadanos.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) reveló hace unos meses que contaba con 6,5 millones de militantes, pero recientemente los redujo a 1,1 millones.