EFEMorelia (México)

La Fiscalía General del estado mexicano de Michoacán informó este jueves que investiga el homicidio de un hombre presuntamente afectado por una enfermedad mental ocurrido en una urbanización de Morelia, en un aparente caso de abuso policial que ya está bajo investigación.

La víctima, de 27 años de edad, murió la noche de este miércoles presuntamente de varios disparos de un agente de la Policía Municipal que resultó herido con una arma punzocortante, explicó la institución en un comunicado.

La Fiscalía "lleva a cabo actos de investigación con relación al homicidio de una persona del sexo masculino, ocurrido en el fraccionamiento Jardines de Toreo, en Morelia", confirmó.

Una llamada a los servicios de emergencia llevó a la Policía Municipal de Morelia, capital de Michoacán, a la urbanización.

Los vecinos identificaron a la víctima como un vecino que presentaba déficit de atención y quien les dijo que se había equivocado de lugar cuando intentaba regresar a su hogar para luego sufrir una crisis nerviosa.

Esta persona brincó un barda y cayó en el patio interior de un inmueble al tiempo que los vecinos y los guardias de la urbanización intentaban tranquilizarlo a la espera de que llegaran sus familiares.

De acuerdo con los testimonios dados a la Fiscalía del estado, algunos agentes de Policía de Morelia llegaron y le gritaron al joven, quien presuntamente aturdido corrió por la calle, por lo que un oficial le disparó con su arma por la espalda.

Las autoridades municipales indicaron que llegaron al sitio para atender un presunto "reporte de robo en proceso".

Aseguraron que el policía municipal disparó después de que fue agredido con un arma punzocortante por esta misma persona que resultó muerta, aunque los vecinos rechazaron que la víctima hubiera estado armada.

La Fiscalía de Michoacán decomisó la pistola del uniformado y anunció que continúa con las investigaciones, para determinar si existió o no abuso policial.

Osmara Chagolla, hermana del joven muerto, publicó en sus redes sociales que su padre y los guardias del fraccionamiento pidieron al policía no disparar, advirtiendo que la víctima estaba enferma.

"Mi papá pidió que no se disparara, los vigilantes le hicieron saber al policía que le quitó la vida a mi hermano que no estaba haciendo nada malo, fue una confusión, y estaban tratando de controlar la situación", denunció Chagolla.