EFECiudad de México

El Gobierno mexicano presentó este jueves un plan de austeridad con el que afirma que el autónomo Instituto Nacional Electoral (INE) contaría con 2.972 millones de pesos (más de 146 millones de dólares) para realizar la polémica consulta de revocación de mandato.

“El resultado de este ejercicio conjunto que se ha presentado le daría al Instituto Nacional Electoral una disponibilidad de 2.972 millones (de pesos) y yo menciono que en el transcurso de hoy vamos a enviar toda esta información", declaró en la rueda de prensa desde el Palacio Nacional Adán Augusto López, secretario de Gobernación.

El "ejercicio de austeridad" incluye recortes por 718,8 millones de pesos en salarios y prestaciones (35,3 millones de dólares) y por 554,5 millones de pesos en gastos de operación (casi 27,25 millones de dólares), expuso Juan Pablo de Botton, subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda.

A ello se suman 830 millones de pesos (casi 40,8 millones de dólares) que el INE tiene este año adicionales a su presupuesto usual y 868,7 millones de pesos (42,7 millones de dólares).

La propuesta del Gobierno se presenta un día después de que el INE anunció que solicitará a la Secretaría de Hacienda una ampliación presupuestal por 1.738 millones de pesos (85 millones de dólares) para realizar la consulta de revocación de mandato que pide el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El INE ha argumentado que no puede realizar la consulta porque el Congreso, de mayoría oficialista, le recortó 4.913 millones de pesos (241,4 millones de dólares) para 2022.

El secretario de Gobernación, quien sustituye a López Obrador porque está enfermo de la covid-19, afirmó que esta no es la respuesta a la petición del INE porque no ha llegado de forma oficial.

Pero adelantó que "el presupuesto público de la federación está muy comprometido" porque "hay que garantizar los programas sociales".

“Se concluye que no hay posibilidades, no hay margen en el presupuesto de egresos de la federación que permita destinar cantidades adicionales a una ampliación presupuestal de un órgano autónomo”, sostuvo.

México tendrá en abril próximo la primera votación en su historia para revocar al presidente en la mitad de su sexenio, aunque los simpatizantes de López Obrador promueven el ejercicio como una elección de "ratificación".

La consulta, derivada de la Ley Federal de Revocación de Mandato promulgada en septiembre, afronta críticas porque el mismo López Obrador la impulsa, por lo que la oposición le ha acusado de "una campaña permanente" para movilizar a sus bases.

Además, el Gobierno de México y el INE, un organismo autónomo, se han enfrentado por el presupuesto y las políticas de austeridad de López Obrador.

“No hay precedente en la historia de los presupuestos públicos de que se le haya otorgado una ampliación presupuestal a los órganos autónomos, de tal manera que esto es una respetuosa sugerencia, una invitación al Instituto Nacional Electoral", comentó el secretario de Gobernación.