EFEMéxico

La Cámara de Diputados de México aprobó este miércoles en lo general la reforma constitucional que da paso a la creación de la Guardia Nacional, institución de carácter y dirección civil, pero que será apoyada por una junta de jefes del Estado Mayor integrado por los titulares de las Secretarías de la Defensa Nacional y de la Marina.

La aprobación de la reforma avanzó en un periodo extraordinario y faculta al Congreso mexicano a expedir tres leyes: la orgánica de la Guardia Nacional, la general del uso legítimo de la fuerza y la nacional del registro de detenidos.

La aprobación se dio con 362 votos a favor, 119 en contra y cuatro abstenciones, con lo que obtuvo la mayoría calificada requerida, es decir, dos terceras partes de los votos, y acto seguido comenzó la discusión en lo particular de las reservas a ocho artículos constitucionales y a siete de transitorios.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido al que pertenece el presidente Andrés Manuel López Obrador y con mayoría en la Cámara de Diputados, sumó votos de legisladores de los Partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista (PVEM), Encuentro Social (PES) y de la Revolución Democrática (PRD) para sacra adelante el dictamen que posteriormente será enviado al Senado para su análisis y eventual aprobación.

En la sesión, los legisladores del partido Movimiento Ciudadano (MC), manifestaron su rechazo a la aprobación y ocuparon la tribuna con camiseta con la leyenda "La guerra no hace la paz".

El dictamen definió a la Guardia Nacional "como una institución policial de la Federación responsable de las tareas de seguridad pública y de la preservación de los bienes y recursos de la nación, adscrita a la Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC)".

Además, estableció que "será una institución de seguridad pública de carácter y dirección civil, con una junta de jefes de Estado Mayor" compuesta por integrantes de las secretarías de Seguridad y Protección Ciudadana, de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar).

Se estipuló que "la formación, capacitación y desempeño de los integrantes de la Guardia Nacional se regirán por una doctrina policial fundada en la disciplina, el acatamiento de las órdenes superiores, el respeto a los derechos humanos y la perspectiva de género en el ejercicio de sus funciones".

López Obrador anunció a inicios de año un programa de reclutamiento de hasta 50.000 jóvenes para conformar la nueva Guardia Nacional, antes incluso de la reforma constitucional que permitirá su creación.

La Guardia ha sido criticada por organismos nacionales y extranjeros por considerar que perpetúa la militarización del país y la llamada guerra contra el narcotráfico, que arrancó en 2006 bajo el mandato de Felipe Calderón (2006-2012) continuó en la administración de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

En tanto, en el Senado se aprobó la lista de 10 aspirantes a dirigir la Fiscalía General de la República, entre otros Alejandro Gertz, encargado del despacho de la actual Procuraduría General de la República (PGR), y Bernardo Bátiz, ambos cercanos a López Obrador.