EFE NewsMiami

La jueza Lauren Fleischer Louis se mostró hoy "satisfecha" con los argumentos a favor de la extradición del exgobernador de Chihuahua (México) César Duarte durante la "audiencia final" del caso, que concluyó en una corte federal de Florida sin que pronunciase su fallo.

El mexicano, detenido desde julio de 2020 en Miami y quien enfrenta cargos de "peculado y asociación para delinquir," estuvo presente en la audiencia virtual de más de dos horas.

Durante una media hora, su abogado Juan Morillo señaló que no iba a disputar la evidencia, sino la "metodología" que habían usado las autoridades de Chihuahua para armar el caso, al señalar que hubo "coerción" de testigos.

Morillo, quien dijo que el caso era de "venganza de opositores políticos", en referencia al sucesor de Duarte, Javier Corral Jurado, subrayó además que no había "causa probable".

Sin embargo, la jueza Lauren Fleischer Louis aseguró al final de la audiencia que sí había.

"La presentación satisface la causa probable", expresó.

La jueza además rechazó otro de los argumentos principales de la defensa sobre la dualidad criminal que se refiere a las discrepancias que puede haber en la tipificación de los delitos entre EE.UU. y otros países.

En este caso, la discusión es sobre el llamado "peculado" en México, cuya versión estadounidense sería la malversación de fondos (embezzlement).

"El aspecto de doble criminalidad se satisface con referencia a nuestro propio estatuto de malversación de fondos", precisó la jueza.

La jueza aceptó así varios de los argumentos presentados por el fiscal Jason Wu, que representa al Gobierno mexicano, que expuso varios de los ejemplos de desvíos de dineros oficiales a cuentas bancarias, compras y gastos de Duarte y de sus "amigos, familiares y asociados".

Wu detalló que los fondos fueron a parar a cuentas bancarias que sólo podían ser manejadas por Duarte, y en algunos casos por el exgobernador y uno de sus cómplices.

Durante una hora, Wu enfatizó que la evidencia presentada era "poderosa", no solo porque era "circunstancial" sino además "directa", al ser corroborada expresamente por altos funcionario de Duarte, de "rango ministerial".

Varios de ellos, que sirvieron de testigos, señalaron que las órdenes de transferir recursos fueron dadas por el propio exgobernador, aseguró Wu.

ABOGADOS DICEN QUE HUBO "COERCIÓN" DE TESTIGOS

En su defensa, los abogados de Duarte enfatizaron especialmente en la "coerción" de testigos, con el testimonio de uno de ellos que dijo que fue amenazado.

La jueza, sin embargo, "anticipó" que ambas partes podrán tener otras acciones judiciales y señaló que dejará su fallo "por escrito" en los registros oficiales, pero no precisó cuándo.

Explicó además que esta incluirá en una sola decisión "tanto la moción (pendiente) de desestimación de la extradición como el fallo" final, aunque tuvieron audiencias separadas.

Los abogados de Duarte habían pedido a la jueza "desestimar" la certificación para su extradición aludiendo precisamente a la supuesta "falsa equivalencia" en el cargo de "peculado".

Detallaron en una moción que el delito mexicano de "peculado" no es equivalente al de "malversación de fondos" en Estados Unidos y por tanto "no puede satisfacer el requisito de doble incriminación".

Esos argumentos fueron repetidos hoy ante la jueza y el fiscal Wu, quien reiteró que "los cargos cumplen el requisito de doble incriminación del tratado" de extradición entre ambos países.

Wu además señaló que "sí hay causa probable de los dos delitos de Duarte" y que la evidencia presentada "muestra la corrupción durante su mandato" en Chihuahua, entre 2010 y 2016.