EFEMiami

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó este martes el asesinato de la periodista mexicana María Elena Ferral en una aparente represalia por su trabajo informativo y conminó a las autoridades a investigar de manera "expedita, seria y profunda" para dar con los responsables materiales e intelectuales.

Ferral, de 50 años, era corresponsal del Diario de Xalapa de la Organización Editorial Mexicana (OEM) y directora del periódico digital Quinto Poder y había informado a la Policía de recientes amenazas de muerte.

La periodista, que solía cubrir desapariciones forzadas a manos de la policía, falleció en un hospital de Papantla (Veracruz) a causa de los disparos que le hizo un motorista.

Al condenar el asesinato, el presidente de la SIP, Christopher Barnes, y el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la entidad, Roberto Rock, se solidarizaron con los familiares y colegas de la periodista.

Barnes, del diario jamaiquino The Gleaner, y Rock, del portal mexicano de noticias La Silla Rota, instaron al Gobierno de México a "cumplir con su responsabilidad de investigar de manera expedita, identificar a todos los responsables materiales e intelectuales y aplicar las sanciones correspondientes a los involucrados" en el asesinato.

Los directivos de la SIP solicitaron también al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador que garantice que el mecanismo de protección para los periodistas cuente con el personal técnico y humano necesario, así como con los recursos económicos que les permita cumplir con su misión de manera oportuna y eficaz.

En enero pasado la SIP también condenó y pidió justicia por los asesinatos de Fidel Ávila Gómez, locutor y gerente de la radio KeBuena de Huetamo (Michoacán), y de Álvaro Ruiz, locutor y gerente de la estación de Radio Pichucalco 102.1 FM, de Chiapas.

La SIP, con sede en Miami y con más de 1.300 publicaciones, es una entidad sin fines de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas.