EFEMéxico

Las autoridades mexicanas deportaron a 187.259 extranjeros en 2016, un año en que se registró un incremento de migrantes, haitianos y de países de África y Asia, informó hoy el Instituto Nacional de Migración (INM).

Al movimiento regular de migrantes de países de Centroamérica hacia México en 2016 se sumó el "incremento de migrantes africanos, asiáticos y haitianos procedentes de Brasil y de Cuba", indicó el INM la hacer un balance anual de actividades.

El Instituto subrayó el "incremento extraordinario" de 19.328 migrantes en la estación migratoria de Tapachula, estado suroriental de Chiapas, en un fenómeno que se explica por el agotamiento de fuentes de empleo en Brasil y la salida masiva de haitianos de ese país al que habían llegado después del terremoto de 2010.

El INM destacó que a todos estos migrantes les entregó oficios de salida por razones humanitarias para que pudieran continuar con su tránsito a través del país. El principal destino de los migrantes que llegan a México es Estados Unidos.

Confirmó que se localizaron 38.797 menores extranjeros, 17.893 de los cuales viajaban sin la compañía de un adulto, y que solo en casos de excepción fueron llevados a estaciones migratorias.

Por otro lado, el Instituto entregó en 2016 tarjetas de trabajador fronterizo y visitante regional a un total de 94.502 ciudadanos de Guatemala y Belice para fomentar "la migración ordenada, ágil y segura en la frontera sur del país".

Señaló que durante el 2016 ingresaron a México un total de 26,8 millones de personas por negocios, inversiones, turismo y servicios médicos, entre otros motivos.

Asimismo, un total de 219.596 mexicanos recibieron atención del programa de repatriación después de ser deportados, obligada o voluntariamente, por las autoridades de Estados Unidos.