EFECiudad de México

Estudiantes mexicanos protestaron este lunes por el nombramiento de José Antonio Romero Tellaeche como nuevo director del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), considerado afín al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La Junta de Gobierno del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que dirige María Elena Álvarez-Buylla, confirmó este lunes la designación de Romero Tellaeche, quien fungía como director interino desde agosto, pese a las denuncias de "arbitrariedades".

"Las instituciones académicas públicas no pueden permanecer ajenas a la transformación del país", declaró Álvarez-Buylla al referirse a la "transformación" que inició el presidente López Obrador con su mandato.

Mientras esto ocurría, decenas de estudiantes protestaban fuera de la sede el instituto, en el poniente de la Ciudad de México, con consignas como "el CIDE resiste" y "va a dirigir a puerta cerrada".

Incluso, algunos estudiantes denunciaron que el nuevo director acudió a su nombramiento con un escolta armado, como un intento de intimidar las protestas en su contra.

El CIDE, considerado uno de los centros públicos de investigación con mayor prestigio en México, causa controversia desde agosto, cuando renunció su director Sergio López Ayllón por falta de entendimiento con el Conacyt, que se ha alineado a la política "antineoliberal" de López Obrador.

Romero Tellaeche entró como director interino del CIDE en agosto pasado y desde entonces los estudiantes han denunciado los despidos "arbitrarios" de la secretaria académica, Catherine Andrews, y del director del CIDE en la Región Centro, Alejandro Madrazo.

La nueva dirección cesó en octubre por "pérdida de confianza" a Madrazo, quien había publicado un video en redes sociales en el que exigía mejores condiciones laborales, mientras que despidió a Andrews después de que ella advirtiera que no podía suspender las evaluaciones de profesores, como pretendía Romero Tellaeche.

La pugna del CIDE es un reflejo de los crecientes choques entre la comunidad académica de México y el Gobierno de López Obrador, quien el año pasado ordenó suprimir los fondos con los que operaba ese y otros centros de investigación.

López Obrador replicó este lunes contra el CIDE las críticas que hizo el mes pasado a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la más grande de Latinoamérica, a la que ha acusado de "derechizarse" y de no estar "a la altura de las circunstancias" para combatir al "periodo neoliberal".

"Sí, también (el CIDE se derechizó), aunque no les guste, pero mi pecho no es bodega, siempre digo lo que siento, además, es evidente, es de dominio público, no estuvieron a la altura de las circunstancias frente al saqueo más grande que se ha cometido en la historia de México, un grupo de intelectuales, muy conservadores, acomodaticios", sostuvo.

El mandatario rechazó haberse "inmiscuido" en el nombramiento del nuevo director, pero respaldó a la titular del Conacyt.

"Nosotros lo que queremos es que se cuiden todos los procesos y que se acaben los cacicazgos en la academia, en los grupos intelectuales, porque también había mucha corrupción", defendió.