EFEMéxico

Las universidades Instituto Politécnico Nacional (IPN) y Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) retiraron a sus estudiantes de los hospitales públicos como medida de protección y seguridad para los alumnos por los riesgos de contagio de la pandemia del coronavirus.

La medida puede afectar a la atención hospitalaria de los contagiados por el COVID-19 en México, que el lunes registró 125 fallecidos, mientras que el número de casos confirmados ascendió a 2.439.

IPN señaló este martes que buscará otras alternativas de apoyo a dicho sector con la participación de estudiantes y profesores que "contribuyan en la atención de esta emergencia sanitaria".

La UNAM anunció que decidió separar a sus estudiantes de las sedes clínicas donde realizan su servicio social porque "no cuentan con la protección y capacitación adecuado" para realizar su trabajo.

Indicó que los estudiantes no seguirán prestando sus servicios desde el 6 de abril y hasta el 30 de abril y, durante ese periodo estará dando capacitación a los internos de pregrado sobre COVID-19 además de continuar con el programa académico.

Ambas universidades explicaron que los centros hospitalarios en los que trabajan sus estudiantes no tienen las medidas necesarias de protección y seguridad.

Indicó que desde el inicio de la pandemia por COVID-19 "esta institución ha mostrado su solidaridad y simpatía con los prestadores de servicios de salud" particularmente con los internos "mencionando reiteradamente que la seguridad y protección en su enseñanza es lo más importante".

Tras estos anuncios, Hugo López-Gatell, subsecretario de prevención y promoción de la salud de la Secretaría de Salud, señaló que "parece pertinente que la UNAM y el IPN hayan decidido retirar a sus médicos internos de los hospitales, ya que aún son jóvenes en preparación".

PROTECCIÓN DEL PERSONAL MÉXICO

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Academia Nacional de Medicina y la Academia Mexicana de Cirugía, exhortaron a las autoridades correspondientes a facilitar con rapidez el equipamiento para la protección del personal médico que atiende a los pacientes con la COVID-19.

Esto con el fin de minimizar riesgos de contaminación accidental durante su cuidado.

En un documento firmado por el rector Enrique Graue y los doctores Teresita Corona y Miguel Abdo, presidentes de ambas academias, respectivamente, reconocieron "ampliamente" la labor realizada por los profesionales de salud por el COVID-19.

"Demandamos así, que todo el personal de salud que pueda estar en contacto con los enfermos de COVID-19 cuente con los equipos necesarios para su protección personal".

Agregaron que así se podrán minimizar riesgos de contaminación accidental durante el cuidado de los enfermos. "Nuestro sistema de salud no puede ni debe colapsar", enfatizaron.