EFECaracas

El canciller palestino, Riad al Maliki, alertó este sábado ante el Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) de la "amenaza" que, aseguró, supone la alianza "racista" entre Estados Unidos e Israel.

"Israel y Estados Unidos están librando una guerra criminal e ilegal, económica y política en contra del pueblo de Palestina (...). Los serios desafíos que confronta el pueblo de Palestina son sintomáticos de una amenaza mayor a la paz y la seguridad internacional", dijo durante una reunión ministerial del Mnoal en Caracas.

En su intervención, el diplomático palestino explicó que su vecino Israel está "explotando una oportunidad dorada" que consiste en "normalizar el comportamiento ilegal, así como en pisotear el derecho internacional y los derechos soberanos de otras naciones".

"Todo mientras gozan de un apoyo incondicional de una Administración (la de EE.UU.) que no oculta su desprecio y su hostilidad hacia el derecho internacional y toma pasos decisivos para desafiar el derecho internacional y la carta de las Naciones Unidas en relación con varios conflictos y Estados alrededor del mundo", prosiguió.

Se trata, según dijo, de una "dinámica hostil y racista" que, remarcó, "no puede ser permitida" por los países del Mnoal.

A los Gobiernos de esas naciones les dijo que están "equivocados si creen que el ataque a Palestina incluye solo a Palestina" pues cree que la anuencia ante estas acciones es una "licencia para que esta alianza haga lo mismo en cualquier parte del mundo".

Por ello, Al Maliki hizo un "llamado urgente" a los miembros del Mnoal "a que tomen pasos firmes" pues, agregó, "la reivindicación de Palestina es una reivindicación para todos".

El Movimiento, conformado por más de 100 países, nació en 1961 en el marco de la llamada Guerra Fría entre Estados Unidos y la desaparecida Unión Soviética con la idea de mantener una posición neutral en el conflicto no declarado entre ambas superpotencias.

Venezuela acoge a los representantes del Mnoal con miras a la preparación de la cumbre del bloque que se desarrollará en octubre próximo en Bakú, Azerbaiyán, país que recibirá la presidencia de manos de Venezuela, a la cabeza desde 2016.

Además, en la cita se debatirán varios temas, entre ellos los derechos humanos, la diplomacia internacional y los estatutos de Naciones Unidas.

En la sesión participan, entre otros, los representantes de Relaciones Exteriores de Cuba, Bolivia, Irán, Surinam, Antigua y Barbuda; así como los vicecancilleres de Rusia y Turquía.