EFEJerusalén

El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, puso fin hoy a su histórica visita a Israel, durante la que inauguró la embajada de su país en Jerusalén, una controvertida decisión que para el mandatario supone "poner la historia en su lugar", señaló hoy a Efe.

El mandatario abandonó el país rumbo a Asunción desde el aeropuerto internacional de Ben Gurion pasadas las 13.00 GMT, confirmaron a Efe fuentes diplomáticas, tras una visita de menos de 48 horas pero de gran trascendencia para su país.

Paraguay se convirtió esta semana en el tercer estado que traslada su máxima legación ante Israel a la Ciudad Santa, un movimiento que implica un espaldarazo al Gobierno del primer ministro, Benjamín Netanyahu, y una clara muestra de amistad con Israel, pese a las consecuencias que ello pudiera tener en las relaciones con otros países.

Las autoridades palestinas han criticado con dureza el gesto y han advertido de que pedirán a las naciones árabes que tomen represalias, aunque por el momento no se ha concretado que vaya a haber ninguna contra Asunción, Guatemala o Washington, las tres capitales que han movido su representación.

La decisión "pone a la historia en su lugar" y es una "reparación histórica" con el Estado judío, dijo Cartes a Efe tras un desayuno de trabajo convocado por el Congreso Mundial Judío.

En un discurso con abundantes referencias bíblicas, el dirigente defendió la capitalidad israelí de Jerusalén: "Al que tenga dudas yo le recomiendo que lea la Biblia y se va a enterar de que la capital por siempre fue aquí".

Y mostró su confianza en que Mario Abdo Benítez, candidato de su mismo partido que venció en las elecciones de abril y le sucederá el próximo 15 de agosto, mantendrá su decisión, a pesar de que ésta no fue tomada conjuntamente con el nuevo equipo.

"No consensué. Es una atribución del presidente (constitucional), no tienes por qué consultar con nadie", defendió el mandatario.

Cartes ya dio un paso importante en 2016 al convertirse en el primer presidente de Paraguay en visitar Israel, decidió nada más empezar su mandato reabrir embajada en el área metropolitana de Tel Aviv y se mostró siempre muy próximo al país, hacia el que en este viaje manifestó abiertamente su apego.

"El inocultable cariño y la admiración que siento por esta noble y valiente nación se funda en valores y principios que compartimos, como la democracia, la libertad, la defensa de los derechos humanos, la tolerancia respetuosa, la no discriminación y la convivencia pacífica de las naciones", reveló en la inauguración de la embajada.

Donde defendió también su posición y afirmó que él no es "amigo de posiciones tibias o ambiguas".

Netanyahu le devolvió el afecto, y pidió a Cartes recordar "que hay un trozo de Paraguay en Oriente Medio, en Israel".

El dirigente israelí destacó el papel del país latinoamericano "en salvar a judíos antes, durante y después el Holocausto y en recibir a refugiados" y prometió que ambos estados desarrollarán sus relaciones en el futuro, y su gobierno profundizará la cooperación en Paraguay.

Hasta hace poco, la comunidad internacional se oponía a instalar embajadas en Jerusalén en rechazo por la anexión unilateral israelí de la parte este de la ciudad (ocupada desde 1967) en 1980, que el mundo no reconoce y en la que ve un obstáculo para la paz.

La mayor parte de la comunidad internacional insiste en una solución de dos estados para el conflicto, con el establecimiento de un Estado palestino independiente que tenga en Jerusalén Este su capital, algo que rechaza Israel, que considera la ciudad su capital "eterna e indivisible".

Un tercio de la población de Jerusalén es palestina y en la zona oriental ocupada se sitúa la Ciudad Vieja amurallada, en la que se concentran algunos de los lugares más sagrados del cristianismo, el judaísmo y el islam.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina, tachó a Cartes de "un líder político irresponsable", y reclamó "medidas diplomáticas" para los países que sigan esta línea, a lo que el presidente paraguayo argumentó que no siempre se puede agradar a todo el mundo y resolvió que hay que "manejarse por convicciones".

Durante el viaje, Cartes fue calurosamente recibido por su homólogo, el presidente israelí Reuvén Rivlin, visitó el Museo de la Amistad (Friends of Zion), la Universidad Hebrea de Jerusalén y mantuvo un almuerzo hoy con el ministro de Turismo, Yariv Levin, que puso broche a un viaje con inauguración de embajada con los que cerró sus actuaciones en el exterior.