EFESeúl

El interlocutor de Corea del Norte que lidera las negociaciones con EEUU, Kim Hyok-chol, despegó hoy desde Pionyang para dirigirse previsiblemente a Hanoi (Vietnam), donde la semana que viene tendrá lugar la cumbre entre ambos países.

Kim partió desde el aeropuerto de Sunan en Pionyang, según constató la delegación de la agencia de noticias japonesa Kyodo, presente en la capital norcoreana.

Se espera que Kim, representante especial para asuntos de EE.UU. de la Comisión de Asuntos Estatales norcoreana, y su homólogo, el enviado especial de EE.UU. para Corea del Norte, Stephen Biegun, se reúnan esta semana en Hanoi para ultimar los detalles de la cumbre que sus mandatarios mantendrán allí entre el 27 y 28 de febrero.

El negociador norcoreano y Biegun ya se reunieron en Pionyang a principios de mes durante una visita de tres días del estadounidense destinada a discutir agenda y logística del segundo encuentro del líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de EE.UU., Donald Trump.

El subsecretario adjunto de Estado de EE.UU., encargado de Asia Oriental y Pacífico, Alex Wong, que viajó a Pionyang en dicha ocasión, también ha partido hacia la capital vietnamita, y Biegun planea hacerlo en los próximos días, indicaron fuentes diplomáticas a la agencia surcoreana Yonhap.

Otro equipo de altos funcionarios norcoreanos encabezado por Kim Chang-son, considerado el jefe de Gabinete de Kim Jong-un, se encuentra en la capital de Vietnam desde el pasado 16 de febrero.

Se espera que esta nueva cumbre sirva para avanzar en el diálogo sobre la desnuclearización de Pionyang, que Trump y Kim acordaron en su primera cita del 12 de junio de 2018 en Singapur, y que apenas ha progresado desde entonces por la falta de una hoja de ruta.

Washington exige a Pionyang pasos concretos hacia el abandono de las armas atómicas, mientras que el régimen norcoreano pide que antes se firme un tratado de paz que le brinde garantías de seguridad y se aligeren las sanciones económicas que pesan sobre él, temas que se espera que Trump y Kim aborden en su nuevo encuentro.

Pionyang y Washington permanecen técnicamente enfrentados desde la Guerra de Corea (1950-1953), que finalizó con un alto al fuego suscrito por Corea del Norte, el llamado Ejército de Voluntarios chino y EE.UU. (que lo firmó en representación del Comando de Naciones Unidas) y que nunca fue sustituido por un tratado de paz.