EFEParís

Francia quiere que el G20 decida "una ayuda masiva e inmediata" para los países en desarrollo, en particular los africanos, que se van a ver confrontados a la crisis sanitaria del coronavirus y al impacto económico que ya se está dejando sentir.

El ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, explicó a la prensa que va a lanzar "un llamamiento a la solidaridad para los Estados más frágiles" durante la teleconferencia con sus homólogos del G20 este martes, con un aumento de las líneas de crédito y una moratoria en el reembolso de la deuda.

Por una parte, se trataría de incrementar a 500.000 millones de dólares los llamados derechos especiales de giro (DTS) del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la movilización de una línea de crédito rápido

Por otra, una moratoria para el pago de la deuda que "podría ser una primera etapa para aliviar a esos estados", según Le Maire.

El ministro francés subrayó su "gran preocupación" por la situación de los países en desarrollo, y en particular de los africanos.

La razón es que antes incluso de verse afectados de lleno por la epidemia de la COVID-19, están viendo cómo se reducen sus exportaciones de materias primas y, sobre todo, por el desplome del precio del petróleo, que se sitúa por debajo de los 25 dólares el barril.

Le Maire recordó que para un país como Chad, el petróleo representa el 60 % de sus exportaciones.

El ministro francés justificó el dispositivo de ayuda que propone al G20 para que "los Estados más frágiles del planeta no sean las primeras víctimas de la crisis del coronavirus".